Actualizado 30/06/2007 18:29 CET

Mas dice que CiU no hará "cambio de cromos" con el PSOE por la Generalitat pero exigirá respeto a la lista más votada

Reitera que CiU no debe cerrar la puerta a ningún pacto tras las generales, pero tampoco "abrir ninguna" antes de tiempo

BELLATERRA (BARCELONA), 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de CDC, Artur Mas, aseguró hoy que CiU no apoyará al PSOE en Madrid a cambio de la Presidencia de la Generalitat en Catalunya, como "un cambio de cromos", pero sí apostó por negociar para "establecer unas reglas del juego claras que no permitan los trapicheos que ha habido en la política catalana".

Mas se refirió así, ante el Consejo Nacional de CDC, a los pactos autonómico y también municipales que han dejado a CiU fuera de las instituciones pese a ser la lista más votada, con lo que insistió en apostar por un acuerdo en Madrid que garantice que esto no vuelva a darse.

El líder de CDC se mostró partidario de "no cerrar antes de tiempo ninguna puerta" a futuros acuerdos tras las elecciones generales, aunque matizó que ello supone también "no abrir ninguna" antes de tiempo.

El también presidente de CiU advirtió de que "sería absolutamente perjudicial para Catalunya que hubiera un gobierno fuerte en Madrid y en cambio tuviéramos un gobierno absolutamente débil en Catalunya".

Según Mas, esto no significa "un cambio de cromos" directo entre el Gobierno central y CiU, y señaló que "lo que se tenga que hablar de reglas de juego en Catalunya, lo hablaremos en Catalunya y con los partidos catalanes". Insistió así en que "en Catalunya es necesario reforzar la salud democrática del sistema" ante "la perversión de las reglas de juego".

"Lo que no puede ser es que a CiU se le pida que salve la cara a no sé quién en Madrid y aquí sistemáticamente se nos rompa la cara a nosotros cuando además tenemos el apoyo mayoritario de la población", señaló.

"PAPEL DECISIVO".

Además, el líder de CDC mostró ante el Consejo Nacional de CDC su apuesta por condicionar cualquier pacto en Madrid a tener un papel "decisivo" en la política estatal después de las generales.

De todas formas, el líder de CDC advirtió una vez más a sus socios de federación, UDC, que "el objetivo fundamental" de su partido es "la defensa del país y su proyección y promoción desde las propias instituciones catalanas", aunque figura entre sus objetivos el de convertirse en "árbitros de la política española".

Ante los posibles escenarios que pueden abrirse después de las elecciones generales, el líder de CDC reiteró que "no debemos cerrar ninguna puerta antes de tiempo" pero señaló que esto "tampoco quiere decir abrir una y las otras no".

En este sentido, reiteró que cualquier posible acuerdo estará supeditado a la aplicación del Estatut y a su programa. Mas reconoció que esta condición impide un pacto con el PP, que ha recurrido el Estatut ante el Tribunal Constitucional (TC), pero apuntó que "todos pueden rectificar".

Ante 400 consejeros nacionales de CDC, Mas defendió que CiU debe "relanzar con fuerza" el concepto de "casa grande del catalanismo", al considerar que el tripartito no defiende el país suficientemente. Para Mas, CDC tiene que convertirse en "estrella que guíe la recuperación de la ilusión colectiva de los catalanes y del orgullo de sentirse y ser catalanes".