Un militante republicano se sentará mañana en el banquillo de los acusados por ultraje a España

Actualizado 17/01/2008 20:17:28 CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El militante republicano Jaume d'Urgell se sentará mañana en el banquillo de los acusados por sustituir una bandera de España por otra republicana en un edificio público de la capital durante la manifestación que se celebró el 14 de mayo de 2006 con el lema 'Por una Vivienda Digna'.

El Juzgado de lo Penal número 5 de Madrid tenía previsto celebrar el juicio el pasado 4 de octubre, pero dos días antes la letrada del acusado renunció a su defensa, obligando a suspender la vista. D'Urgel se enfrenta a un año de cárcel y a una multa de 4.000 euros por los delitos de ultraje a España y desórdenes públicos.

Los hechos se produjeron cuando d'Urgell escaló la fachada de los Juzgados Centrales de lo Contencioso-Administrativo, ubicados en Gran Vía, e instaló una bandera republicana en el mástil donde se encontraba la bandera nacional.

Tras ello, siete agentes del Cuerpo Nacional de Policía le detuvieron, pero 27 horas después fue puesto en libertad con cargos. En concreto, está acusado de desórdenes públicos y ultraje a España.

"SÍMBOLO FASCISTA"

En una entrevista ofrecida el pasado julio a Tercera Información, recogida por Europa Press, d'Urgell se mostró convencido de que "todo" iba "a ir bien" y aseguró que "cualquiera con dos dedos de frente se daría cuenta de que lo verdaderamente injurioso es mantener un símbolo fascista en la actualidad".

"La rojigualda es en España, lo que la esvástica en Alemania. Alguien tenía que quitar eso y, casualmente, pasaba por allí", señaló el joven, que añadió que "el fiscal se limita a hacer cumplir una ley medieval que, por absurdo que parezca, sigue en vigor".