Mossos se llevaron urnas al acabar el 1-O en un coche de la Generalitat mientras les aplaudían, según un policía

Publicado 09/04/2019 19:21:57CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un inspector de la Policía Nacional que se encargó de coordinar a los funcionarios no uniformados que debían intervenir en los colegios del distrito de Sants de Barcelona ha relatado este martes en el Tribunal Supremo que una vez concluida la votación en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, una pareja de Mossos d'Esquadra se llevó de un colegio una urna y dos cajas en un vehículo que pertenecía a la Generalitat, mientras eran vitoreados y aplaudidos por los concentrados.

Así lo ha dicho durante su declaración como testigo en el juicio por el proceso independentista en Cataluña, a preguntas del fiscal Jaime Moreno, donde ha destacado que no entraron en ninguno de los centros localizados en esta zona, ya que no disponían de ayuda de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía.

Este testigo ha señalado que no obstante su equipo estuvo observando el desarrollo de la jornada para ir informando a sus superiores y que le sorprendió el hecho de que, a diferencia de otros procesos electorales, siempre hubiese concentrados a las puertas de los colegios: "La gente normalmente vota y se va. Aquí es cierto que la gente se quedaba en las puertas, no sé la intención", ha dicho.

Dentro de estas labores de observación ha recalcado que en todos los colegios había un 'binomio' de mossos en una "actitud pasiva" y que en algunos de ellos llegaron a llevarse el material electoral cuando la votación había finalizado.

Así ocurrió en el colegio Francesc Macià donde dos agentes de la policía autonómica sacaron "una urna y dos cajas" y la metieron en un "vehículo camuflado", cuya matricula después se comprobó que pertenecía a la Generalitat. "La gente del patio aplaudía", ha recordado, mientras cantaban "esta es nuestra policía".

CARICIA A UN MOSSO

Algo similar sucedió en la escuela Pràctiques cuando una persona dio a una pareja de Mossos otras dos urnas a la vez que tocó la cara "de forma cariñosa" a uno de los agentes. "Hemos votado" fue lo que escuchó este testigo en esa ocasión, al igual que en un tercer centro de votación en el que la entrega procedió por parte de una comitiva formada por unas "ocho personas".

En la sesión de tarde de este martes ha declarado otro inspector que intervino en el barrio de L'Exaimple de Barcelona y que, al igual que han manifestado otros agentes de la Guardia Civil o Policía que han testificado en este juicio, se produjeron incidentes tanto a su llegada a los colegios como a la salida. Este policía ha indicado que en la escuela Jaume Balmes pudieron acceder tras advertir a la gente que había en su interior de que iban a tirar la puerta abajo.

Según ha dicho, la salida de la unidad de agentes no uniformados a la que pertenecía tuvo que ser "escoltada" por los funcionarios de la UIP porque los concentrados les persiguieron e insultaron hasta llegar a los coches camuflados que se encontraban en otra calle.

A las preguntas de Marina Roig, abogada del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, sobre si vio cómo sus compañeros de intervención desplazaban a la gente que impedía el acceso de la Policía, el testigo ha negado que alguien fuese retirado "de los pelos".

REPROCHES A LA POLICÍA

Por otro lado, ha comparecido ante el tribunal el agente que desarrolló el 1 de octubre funciones de coordinación de los grupos antidisturbios de la Policía, quien ha recordado que tuvo un 'encontronazo' con una pareja de Mossos que le reprochó la actuación policial. Esto ocurrió en el colegio Mediterrània de Barcelona cuando intentó que las furgonetas de la Policía se acercaran a la puerta del edificio para sacar las urnas.

"Cuando me estoy acercando a la primera furgoneta me encuentro con unos mossos que estaban justamente delante, prácticamente impidiendo que se pudiera mover la furgoneta y haciendo gestos como recriminando algo al conductor. Me acerqué y directamente me dijeron que 'qué estábamos haciendo, que nos habíamos vuelto locos, que nos calmáramos", ha apuntado el testigo, que ha añadido que no les hizo caso porque no quería "entrar en una discusión".

Sobre la "pasividad" de los Mossos, este agente, y después otro miembro de la Policía que también ha declarado, ha señalado que en el Centro Cultural Contemporánea vio cómo el 'binomio' de la policía catalana destinado allí entraba en el centro para "entrevistarse" con los miembros de las mesas y que tras la conversación volvieron a su posición inicial hasta que se marcharon pasadas las 21.00 horas.

El juicio del 'procés' continuará mañana, miércoles, con la vigésimo novena sesión, en la que seguirán testificando policías nacionales que participaron en el dispositivo para tratar de impedir el referéndum independentista. Según el calendario elaborado por el tribunal, están citados a declarar un total de 15 agentes.

Contador