Actualizado 13/04/2007 16:16 CET

Ovidio Sánchez mantiene sus dudas sobre el explosivo utilizado en los trenes y defiende la gestión de Acebes

MADRID/OVIEDO, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP en Asturias y candidato a la presidencia del Principado, Ovidio Sánchez, mantuvo hoy sus dudas sobre el explosivo utilizado en los trenes en el atentado del 11 de marzo en Madrid y defendió la gestión del entonces ministro de Interior Ángel Acebes en los días posteriores.

Al término de un desayuno informativo organizado por Forum Europa, Sánchez declaró que la composición del explosivo utilizado en el atentado está "dentro de un proceso confuso" puesto que "todavía no se sabe cuál fue el producto" y "parece ser que hay distintas discusiones de peritos al respecto".

Así, manifestó la necesidad de que "se resuelvan todas las dudas que hay". "Que se aclaren todas las dudas que se generan y que se cierre todo ese proceso, pero previamente a todo eso un gran recuerdo permanente a las víctimas --agregó--. Nos afecta a todos en el calor que queremos transmitir a todas las víctimas en el tremendo atentado".

En cuanto a la gestión de Acebes en los días posteriores, aseguró que el ex ministro del Interior "hizo un trabajo fantástico" desde el Gobierno y "con una tremenda agilidad y contundencia". "Él no dejó de trabajar y defender los intereses de los españoles y de España", afirmó, al tiempo que manifestó la "gran confianza" del partido en su "trabajo" como ministro y como secretario general.

Preguntado por cómo está afectando el juicio del atentado a los líderes regionales 'populares', Sánchez indicó que "el 11-M afecta igual a toda España". "Nos afecta más como españoles, especialmente por el gran sentimiento de dolor que supuso para toda España y en Asturias hubo víctimas directas".

ZAPATERO HA AMINORADO LA FUERZA DE ESPAÑA

Por otro lado, el dirigente 'popular' aseguró, durante su intervención en el desayuno informativo, ser "consciente" de la "preocupación que cada vez más españoles sienten por el proceso desvertebrador que ha iniciado desde el Gobierno el presidente José Luis Rodríguez Zapatero", en referencia a las reformas estatutarias de las Comunidades Autónomas.

A su entender, dicho proceso ha "aminorado la gran fuerza que tenía España" puesto que el país "hace tres años aspiraba a ser una gran potencia mundial" y hoy "está debilitada". A su juicio, las reformas están llevando a "un desolador espectáculo de peleas entre regiones para arrebatar competencias al Estado" y a la "discordia y la insolidaridad" en materia de agua y lengua, entre otros.

Acompañado por el presidente de su partido, Mariano Rajoy, el secretario general del PP, Ángel Acebes y otros dirigentes 'populares' como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre o el secretario de Libertades Públicas, Seguridad y Justicia, Ignacio Astarloa, Sánchez hizo hincapié en la idea de que "Asturias tiene futuro si España tiene futuro".

"Nuestra posibilidad de futuro va íntimamente ligada a la existencia de un proyecto común que se ha venido forjando desde hace quinientos años, del que nos sentimos orgullosos y que se llama España", afirmó al inicio de su discurso.

En otro orden de cosas, criticó la "desigualdad" con la que Zapatero ha tratado Asturias respecto a otras Comunidades en materia de infraestructuras. Recalcó que fue con el Gobierno de Aznar cuando se pusieron en marcha proyectos como la Autovía del Cantábrico o se iniciaron estudios informativos como en el caso del AVE.

El candidato 'popular' lamentó en este punto que aquellos proyectos del ex ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos se "hayan quedado en el tintero". Al respecto, el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, que intervino en el coloquio posterior al desayuno, aseguró que las obras que hoy están en marcha en Asturias "son aquellas que los socialistas no pudieron paralizar".