Actualizado 27/01/2012 12:53 CET

Oyarzábal afirma que el PP "atiende las opiniones" del CIV, pero "no se presta al juego" de quien le "contrató", la IA

Iñaki Oyarzabal
EUROPA PRESS

BILBAO, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PP, Iñaki Oyarzábal, ha asegurado que los populares "atienden" las opiniones de la Comisión Internacional de Verificación, que este jueves afirmó que ETA no tiene intención de realizar actos terroristas, pero "no se presta al juego" de la izquierda abertzale, que es la que la "contrató".

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Oyarzábal ha considerado que la verificación del CIV es "un tanto relativa", aunque sus conclusiones apuntan "en la buena dirección". "Los ciudadanos, lo que tenemos que esperar es que el Gobierno y las instituciones estén vigilantes y se atengan a datos un poco más efectivos de comprobación", ha dicho.

El secretario general del PP vasco, ha recordado que "no se ha explicado bien" a la sociedad "de parte de quién vienen" los integrantes de la Comisión.

"Ha sido todo una organización de parte que nos ha parecido errónea, no ha sido transparente, no sabemos quién contrató a estos mediadores, quién decidió que fuesen ellos y no otros, por qué siempre han mantenido un discurso muy pegado al de la izquierda abertzale y ese tipo de cosas han enredado un poco el asunto", ha afirmado.

A su juicio, cuando se trata de buscar mediadores "en este tipo de asuntos" se hace "de manera acordada" y, en este caso, "no ha sido así". Por esta causa, ha apuntado que el PP atiende las "opiniones" del CIV, pero no se presta "al juego y la escenificación que plantea la izquierda abertzale que es quien, inicialmente, contrató estos señores". "Usted sabe quién ha ido pagando esto, desde luego, nosotros no", ha afirmado.

Además, ha asegurado que, para el PP, "la mejor verificación" es que ETA "entregue las armas" porque "si están anunciando su intención de no volver a asesinar, qué mejor que ellos mismos anuncien su disolución y entrega de armas".

"Eso no lo hacen, luego nos tenemos que fiar de indicios, de que 'si me han contado', que si ése que viene de fuera... Estamos hablando de cosas serias, y desde el PP, venimos defendiendo que la gestión del final del terrorismo se pueda hacer y abordar con criterios democráticos", ha agregado.

Ésta es la causa de que el PP haya apelado a "un acuerdo amplio" entre los principales partidos, una base de consenso para que podamos abordarlo sobre principios democráticos y no a golpe de exigencia de la izquierda abertzale".

"No podemos permitir que sea la izquierda abertzale, ETA o su propio entorno, quienes marquen la agenda. Tenemos que intentar que sea la propia sociedad la que le diga a ETA: 'son ustedes los que se tienen que mover, la pelota está en su tejado'", ha puntualizado.

Para Oyarzábal, ese 'mundo' no puede "exigir" a la sociedad "que se mueva, permanentemente" cuando "les falta una serie de pasos que dar". "Desde el PP, a veces de manera incomprendida, estamos trabajando pública y privadamente para que este escenario de esperanza de la sociedad vasca no se malogre. Vamos a tratar de que este final sea un final irreversible y vamos a poner todo de nuestra parte para que no haya marcha atrás", ha señalado.

Sin embargo, en su opinión, "es preciso que este final se base en principios de legalidad y democráticos". "Para afianzar la convivencia y la libertad no se puede gestionar esto en función de lo que le apetezca a ETA", ha añadido.