Podemos y Ciudadanos piden disculpas por la no derogación del voto rogado, mientras PSOE y PP se culpan entre ellos

Voto, urna, elecciones
JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo
Publicado 26/02/2019 17:25:12CET

El Congreso tramita la reforma impulsada por los socialistas cuando ya solo queda una semana de legislatura

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El PSOE y PP se han echado la culpa este martes del fracaso de la supresión del voto rogado que se exige a los españoles residentes en el extranjero y que todos los grupos del Congreso pretendían tener listo antes de las próximas citas electorales, mientras que Unidos Podemos, Ciudadanos y Compromís han optado por pedir perdón a los residentes ausentes por no haber sido capaces de sacar adelante esta vieja reivindicación.

Al margen del reparto de culpas, todos los grupos apoyan la toma en consideración de la proposición de ley que el PSOE y Unidos Podemos registraron a principios de mes --antes de que se anunciara el adelanto de las elecciones-- con la intención de que su texto pudiera ver la luz antes de las autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo. Eso sí, ya será tarde para tramitarla puesto que las Cortes se disolverán dentro de una semana.

Desde el PSOE, el diputado Gregorio Cámara ha señalado al PP como el culpable de que todos los esfuerzos para consensuar la eliminación del voto rogado hayan caído en 'saco roto' debido, ha dicho, a las continuas "reticencias" que ha venido poniendo en los últimos meses.

Meses en los que los grupos han venido trabajando sobre la propuesta que el Gobierno de Pedro Sánchez envió a la subcomisión del Congreso encargada de estudiar una posible reforma de la Ley Electoral y que, a grandes rasgos, aboga por eliminar el voto rogado, por aumentar los plazos para recibir la documentación y para poder votar y por ampliar los 'colegios' electorales.

"TRABAS" DEL PP Y "OPORTUNISMO" DEL PSOE

En concreto, Cámara ha afeado a los 'populares' no sólo las "trabas" que han puesto en el camino para sacar adelante esta reforma sino que a última ahora hayan presentado una "contrapropuesta autojustificadora" que, a su juicio, es "inviable" porque mantiene el sistema del voto rogado "por la puerta de atrás".

De su lado, el secretario general del Grupo Popular, José Antonio Bermúdez de Castro, ha tachado de "oportunista" que se intente responsabilizar al PP de no haber podido sacar esta reforma, que, de hecho, contiene muchas de sus 'recetas' para acabar con el ruego del voto. "Si no puede entrar en vigor no es por culpa del PP, sino porque Sánchez ha decidido disolver la Cámara y ya no da tiempo para culminar su trámite", ha repuesto.

Bermúdez de Castro ha querido dejar claro que los 'populares' apuestan por el fin del voto rogado, pero, eso sí, sin una merma de las garantías y para mejorar la efectividad, y que eso es precisamente lo que intentaban atajar en su propuesta. "Por tanto, no hagan electoralismo fácil", le ha soltado al PSOE.

En su turno, tanto Unidos Podemos como Ciudadanos han aprovechado para pedir disculpas a los casi dos millones de españoles en el extranjero a los que no han sabido atender ni garantizar un derecho fundamental como es el del votar y han repartido culpas entre el PP y el PSOE. También lo ha hecho el representante de Compromís, Enric Bataller, quien, de hecho, ha sido el primero en inaugurar la ronda de peticiones de perdón.

EL PRIMER RESPONSABLES ES PEDRO SÁNCHEZ

Mientras que el diputado de Podemos Txema Guijarro ha lamentado que el PSOE se haya dado cuenta tarde de que cualquier reforma electoral tendría que hacerse siempre sin el PP, el parlamentario de Ciudadanos Nacho Prendes ha repartido culpas a partes iguales entre el PSOE y el PP, pero ha recalcado que "el primer responsable se llama Pedro Sánchez".

"Si le hubiesen interesado los derechos de los españoles en el extranjero, con un retraso en las elecciones generales les habría podido garantizar el voto", ha manifestado Prendes, quien también ha censurado a los dos partidos mayoritarios por no haber querido concluir esta semana el trámite de esta reforma.

El resto de grupos también ha lamentado que el adelanto electoral haya acabado condenando la supresión del voto rogado. "Con quince días más, quizá habríamos conseguido que esta iniciativa prosperase", ha comentado Joan Tardà, de ERC, quien ha apostado por el voto telemático para cuando en la próxima legislatura se retome este asunto.

En la misma línea se han expresado los diputados del PNV Mikel Legarda, quien ha tachado de "mal precedente" que se haya registrado esta proposición de manera "unilateral" y sin haber apurado las negociaciones en la subcomisión electoral, y el del PDeCAT, Jordi Xuclá, quien, por su parte, ha lamentado que no se aprovechara la reforma electoral para dar derecho de voto a las personas con discapacidad para incluir el voto rogado.

Contador