El PP exige a Zapatero que no ceda en la financiación autonómica de Cataluña a cambio de tener apoyo para los PGE

Actualizado 10/08/2008 14:56:22 CET

González Pons dice que el "incumplimiento" del plazo del Estatut "da la razón" al PP en su recurso de inconstitucionalidad

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El PP exige al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que no caiga en "la tentación" de ceder ante el tripartido catalán y CiU durante la negociación de la financiación autonómica a cambio de lograr el respaldo de estas formaciones al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2009. Además, los 'populares' ven hasta "cómico" aprobar el Estatut "en contra de todo el mundo" para luego no cumplir los plazos que marca la norma y creen que ese incumplimiento les da la razón en su recurso de inconstitucionalidad.

Así lo aseguró en una entrevista concedida a Europa Press el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, quien arremetió duramente contra el gabinete socialista por haber "juntado" las cuentas públicas con la financiación autonómica, algo que achacó a la "afición de Zapatero de decir 'sí' a todo el mundo".

Precisamente el tripartito catalán --PSC, ERC, ICV-- y los nacionalistas catalanes de CiU escenificaron ayer su malestar por la falta de acuerdo en materia de financiación, dado que el 9 de agosto era la fecha que marca el Estatut como límite para que el Gobierno y Generalita pacten las bases del nuevo sistema.

ES "CÓMICO" LO QUE HA PASADO CON ESTATUT.

González Pons recalcó que el Ejecutivo, al aprobar el Estatut, "se obligó contra viento y marea, incluso contra la propia Constitución, a mantener una relación bilateral" con Cataluña y añadió que ahora, al incumplirlo, está dando "la razón" al PP. "Zapatero se encuentra en una posición muy delicada en este asunto porque el incumplimiento del plazo del Estatuto catalán le da la razón al PP en el recurso interpuesto ante el Tribunal Constitucional", reiteró.

Según el dirigente 'popular', es hasta "cómico" hacer una ley "en contra del consejo de todo el mundo" y de "todas las personas sensatas de España" para luego "no cumplirla". "Esto demuestra que nosotros teníamos razón y demuestra que efectivamente las comunidades autónomas no pueden establecer una relación bilateral con el Gobierno", aseveró, para añadir que la financiación autonómica tiene que ser "un todo armónico en el que haya un gran equilibrio".

González Pons aclaró que el llamamiento de la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, para que todos los partidos catalanes mantengan una posición conjunta en materia de financiación no puede entenderse como una defensa de la bilateralidad. Según agregó, todos los dirigentes del PP defienden que la negociación debe ser "multilateral" porque admitir la bilateralidad, prosiguió, sería aceptar que España ha pasado de ser un Estado autonómico a un Estado federal.

"El PP catalán en ningún caso es partidario de que la financiación de ninguna comunidad autónoma se negocie bilateralmente con el Estado porque es un tema del que depende el principio de igualdad, la solidaridad y por lo tanto la libertad de los ciudadanos que viven en las comunidades autónomas", espetó.

"MEJORAR EL GASTO SOCIAL DE LAS COMUNIDADES".

El responsable de Comunicación no quiso precisar los porcentajes concretos que demandará el PP en la negociación del nuevo modelo, puesto que, según dijo, la financiación es como "una gran danza en la que todos los jugadores tienen que ir poco a poco mostrando sus intenciones y sus posiciones" para que "al final el conjunto sea armónico".

Eso sí, señaló que, como mínimo, debe contemplar el mismo gasto social que ya recogía el anterior sistema, aunque "la aspiración debe ser mejorarlo". Además, pidió tener en cuenta el aumento de la población.

"Si hay cinco millones más de habitantes en España habrá que poner financiación a esos cinco millones más que ahora consumen educación, sanidad, servicios sociales y dependencia", advirtió el ex consejero de la Comunidad valenciana.

SE VINCULA PGE Y FINANCIACION.

Dicho esto, advirtió de que una de las principales preocupaciones del PP en este momento es que se esté vinculando la financiación autonómica con la negociación del proyecto de presupuestos y destacó que de esta forma se abre la posibilidad de el PSOE no cuente "ni con el PSC, ni con CiU, ni con ERC si no da a Cataluña lo que le están exigiendo", de acuerdo con el Estatuto de autonomía.

Por lo tanto, y ante la necesidad de evitar que en un momento de crisis económica se prorroguen los presupuestos "expansivos" de 2008, González Pons cree que el presidente del Gobierno tiene la "extraordinaria tentación de ceder la financiación de Cataluña a cambio de los PGE de 2009", algo que, según auguró, supondría "quitar" partidas presupuestarias a otras comunidades autónomas.

De hecho, aseguró que el PSOE y el PSC "son cada día más diferentes", por lo que no ve "descabellado pensar que los diputados del PSC puedan marcharse del Grupo Socialista y formar un grupo parlamentario propio" si la situación económica "no permite" a Zapatero "cumplir compromisos con el Gobierno de Cataluña que nunca debió haber adoptado".

"A mí me preocupa que la estabilidad dentro del Gobierno socialista dependa de una minoría socialista nacionalista catalana que, en un momento determinado, puede hacer valer su peso orgánico para condicionar las decisiones del Gobierno de todos los españoles --exclamó--.Y también me preocupa mucho que el PSOE esté liquidándose como proyecto para España y estemos asistiendo a la etapa final del PSOE como proyecto nacional".

"ERUPCION DE FASCISMO" CONTRA EXTREMADURA.

Al ser preguntado si una sentencia del Constitucional que recorte el nivel de autogobierno del Estatut puede hacer aflorar el victimismo entre las formaciones catalanas, Gonzáles Pons indicó que ERC puede tener "la oportunidad de hacer victimismo", algo que, según indicó, ya hizo cuando se publicaron las balanzas fiscales el pasado mes de julio.

Sin embargo, el diputado del PP afirmó que le preocupaba más "la pequeña erupción de fascismo que se ha producido con respecto a Extremadura en algunos socios del PSC en el Gobierno catalán que la posible exhibición de victimismo que pudieran tener ante una sentencia del TC",