Actualizado 26/04/2007 21:18 CET

Los presidentes del Gobierno navarro y de la CHE anuncian un plan de colaboración para minimizar efectos de las riadas

PAMPLONA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes del Gobierno de Navarra y de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Miguel Sanz y José Luis Alonso, respectivamente, anunciaron esta mañana en Artajona la elaboración de un plan específico de las administraciones que ambos representan para minimizar los efectos de futuras inundaciones.

Ambos presidentes se reunieron esta mañana en la vivienda-oficina de las empresas que están construyendo la presa de Artajona del Canal de Navarra para examinar la marcha de las obras correspondientes a la citada infraestructura y analizar líneas de colaboración para situaciones ordinarias y extraordinarias. En dicha reunión participó también el consejero de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, Alvaro Miranda.

En una comparecencia ante los medios informativos, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro se refirió a las recientes inundaciones y declaró que fue buena la colaboración de ambas administraciones. Igualmente, resaltó la importancia de los embalses de Itoiz y Yesa para rebajar las avenidas, de modo que el caudal aguas abajo de los citados embalses pudo ser rebajado en más de 400 metros cúbicos por segundo.

Por otra parte, José Luis Alonso señaló que, en caso de avenidas extraordinarias, merecen prioridad las vidas humanas y los núcleos urbanos. Tuvo un recuerdo especial de agradecimiento a las más de 1.300 personas que estuvieron trabajando con dedicación en Navarra y en Aragón en los días de las fuertes riadas.

Seguidamente, Miguel Sanz señaló que no existe confrontación entre el Gobierno de Navarra y la Confederación Hidrográfica del Ebro, sino colaboración y cooperación, y que ahora lo más importante resulta planificar varias actuaciones encaminadas a gestionar las nuevas avenidas que se puedan producir.

Según el presidente navarro, esta planificación debe incluir medidas ordinarias para situaciones ordinarias y medidas extraordinarias para supuestos extraordinarios. La planificación deberá comprender una serie de medidas -entre ellas dragados y limpieza de cauces-, dentro de un clima de cooperación entre ambas administraciones, dijo.

"Ahora nos queda por delimitar la manera de integrar a Navarra en las medidas relativas a ayudas de carácter general, de las que no podemos quedarnos al margen", añadió Sanz, quien destacó cómo se van desarrollando al ritmo previsto las obras de la infraestructura Itoiz-Canal de Navarra, que va cumpliendo sus fines entre los que figuran el abastecimiento de agua a la Comarca de Pamplona, la transformación en regadío, e incluso la minimización de las avenidas.

Sanz concluyó su intervención manifestándose a favor de que sean las confederaciones las que gestionen el agua, porque de este modo se mantiene una visión y actuación integrales de las cuencas y además, por un principio de solidaridad.

Al terminar la rueda de prensa, José Luis Alonso, fue preguntado por los impresos en los que se habla de un simulacro de emergencia en Aoiz, con membrete de la Confederación Hidrográfica del Ebro. En este aspecto, respondió que no merecen una respuesta las personas anónimas que han llevado a cabo este fraude y cuya catadura moral ha quedado patente manifiesto con actuaciones de esta naturaleza.