Actualizado 16/07/2007 22:15 CET

PSOE afrontó la negociación en Navarra subrayando las diferencias con NaBai, acuerdo que vio difícil desde antes del 27M

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La dirección del PSOE ha afrontado estas semanas de negociación del gobierno navarro subrayando en público las "grandes diferencias" con Nafarroa Bai, pacto que dirigentes socialistas veían difícil incluso antes de las elecciones del 27 de mayo, cuando se esperaba un ascenso del PSN.

En este tiempo, miembros de la dirección socialista consultados por Europa Press han expresado sus dudas sobre la conveniencia de un gobierno con la formación que lidera Patxi Zabaleta, sin perder la vista nunca, ya desde antes de los comicios, a la opción de un gobierno en minoría de UPN.

Así, en privado los socialistas recordaban la proximidad de las elecciones generales o las dudas sobre una coalición de partidos nacionalistas muy diferentes (Aralar, EA, PNV y Batzarre) y que, en palabras de un miembro de la dirección socialista, primero debían "aclararse" entre ellos.

A ello se suma el temor, expresado por otros dirigentes, de cómo explicar correctamente este acuerdo y lo que es la propia coalición nacionalista en el resto del país, con un PP que no perdería oportunidad de recuperar el discurso de la 'venta' de Navarra, como el propio Mariano Rajoy ha hecho a propósito de las negociaciones del Ejecutivo foral. Además, un gobierno en minoría de UPN da al PSN un papel de 'llave' para votaciones importantes.

En el Comité Federal que tuvo lugar después de las elecciones, el 9 de junio pasado, el secretario general de los socialistas navarros, Carlos Chivite, defendió que la línea que habían marcado los ciudadanos tras los comicios era la de apuesta por el cambio. Puso de manifiesto que el 20 por ciento de los navarros tenía un sentimiento "vasquista", remarcó que durante estos años de gobierno de UPN se había estado "enfrentando" a unos con otros y apostó por que los socialistas asumieran ese reto.

Tras este cónclave, Blanco admitió como posible un acuerdo con NaBai, pero tampoco descartó un pacto con UPN en un gobierno que liderase Fernando Puras.

Días después, el 18 de junio, el 'número dos' del PSOE recalcaba tras la Comisión Ejecutiva Federal en rueda de prensa que eran "muchas" y "grandes" las "diferencias" con la formación de Zabaleta, lo que hacía "muy difícil" el acuerdo. "Está muy verde", llegó a decir, insistiendo en que no renunciaba a que UPN votase a Puras. Una semana después, el 'número dos' socialista trasladaba la misma idea, hablando de "diferencias políticas profundas" con NaBai.

En el debate del Estado de la Nación, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, indicó a la portavoz de NaBai, Uxue Barkos, que los ciudadanos navarros habían demostrado "ganas de cambio", pero añadió que UPN vería si "rectificaba" o no.

La pasada semana, el secretario de Organización aprovechó unas declaraciones de Esperanza Aguirre para apuntar la posibilidad de un "gobierno sin exclusiones" liderado por Puras.