Rajoy quiere reformar la Constitución para garantizar que España será "capaz" de cumplir sus compromisos internacionales

Actualizado 10/07/2007 20:41:36 CET

Dice que incorporará "más gente" a PP en septiembre y que, si gana, acabará con la 'memoria histórica' y aplicará el Pacto antiterrorista

(((AMPLIACIÓN))))

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, afirmó esta tarde que, si logra ser presidente del Gobierno, sus prioridades serán dotar a la economía española de un plan estratégico de competitividad; "terminar" con la 'memoria histórica' y cualquier tipo de "veleidad" con una banda terrorista e intentar "arreglar" los problemas ligados al modelo de Estado. Sobre esta última cuestión apuntó que, si gana las generales, intentará acometer una reforma constitucional para, entre otras cosas, garantizar que España es "capaz" de cumplir los compromisos internacionales adquiridos.

Durante su intervención en un 'almuerzo-coloquio' organizado por la asociación de empresarios 'Progreso de la Dirección', que tuvo lugar en Madrid, Rajoy resaltó que, bajo su punto de vista, es necesario hacer "algunos retoques" en la Carta Magna para fortalecer el Estado. "No se necesitan muchos, pero algunos sí. Y, además, no se necesitan retoques que exijan referéndum de los españoles", apostilló.

A continuación, aclaró que la reforma constitucional con la que se presentará a las generales pasa por garantizar un Estado con competencias suficientes para hacer efectiva la "igualdad" entre ciudadanos o cumplir sus compromisos internacionales. "Tiene que haber un Estado capaz de comprometerse internacionalmente y, luego, que sea capaz de cumplir los compromisos que ha asumido", remarcó.

"En un mundo que va tan deprisa, un Estado debe ser capaz de hacer reformas y llevarlas a buen término --aseveró--. Cualquier cambio que vaya a haber en la Constitución debe ir en esa línea. Creo que eso se debe y se puede pactar, y se puede llevar al ánimo de la gente que se tienen que hacer cosas razonables y sensatas para tener un país mejor".

"EN CUANTO GOBIERNE, SE ACABÓ LA MEMORIA HISTÓRICA".

Otro de los asuntos que Rajoy pretende abordar si, tras los comicios generales, llega a La Moncloa es el de la 'memoria histórica', aunque en este caso para frenar el proyecto. "En cuanto llegue al Gobierno, esto de la memoria histórica se ha acabado", enfatizó.

"Hay que liquidar este asunto incomprensible de la memoria histórica", remachó el presidente de los 'populares', que apostó por un Gobierno que "mire al futuro y no al pasado o la prehistoria". "Estamos en 2007, el mundo cambia a mucha velocidad y hay que hablar de lo que pasa y no del pasado".

APLICARÁ EL PACTO ANTITERRORISTA.

En lo que concierne a la política antiterrorista, resaltó que si es jefe del Ejecutivo se limitará a aplicar las política que encierra el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, esto es, las que están orientadas a la "derrota" de ETA y no a la "negociación".

"La lucha contra el terrorismo es muy difícil, se han intentado muchas cosas e, incluso, métodos claramente ilegales. Nosotros pusimos en marcha un tipo de política que luego pactamos con el PSOE --insistió--. Se trataba de dar a ETA el mensaje de que no se negocia y que olvide sus objetivos. Los territoristas tienen una esperanza, la negociación, porque evidentemente a tiros no van a conseguir nada".

En este contexto, dijo que fue el presidente José Luis Rodríguez Zapatero quien optó por "romper" con la estrategia que habían respaldado los dos grandes partidos españoles y se decidió a "negociar", pese a que era "metafísicamente imposible" pensar que una banda terrorista iba a "negociar con un Gobierno y ceder".

Previamente, durante su discurso inicial, Rajoy se había referido al décimo aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Angel Blanco y había incidido en que, como entonces, seguía pensando "que la libertad, la vida y la dignidad del Estado" no se negocian con los terroristas y que el Gobierno no puede "pactar" con ETA. Además, añadió que no hay que callarse y que "no vale todo en política antiterrorista".

"Hay quien piensa que es mejor mirar para otro lado y que algunos nos callemos y que vale todo --proclamó--. Yo no lo veo así porque creo que una nación sin principios es menos nación. Me considero español, creo que España es una nación con principios y me gustaría que la mayoría de los españoles así lo entendiera".

"VOY A INCORPORAR MÁS GENTE EN SEPTIEMBRE".

Y después de las ideas, Rajoy aludió a las personas de su equipo con las que pretende concurrir a las elecciones. "Sinceramente, creo que tengo un extraordinario equipo y creo que en el PP hay gente con enorme capacidad y, sin ánimo de molestar y si molesto lo siento, con preparación, experiencia, conocimiento y mucha más formalidad, seriedad y capaz de cumplir su palabra de lo que puede haber en el PSOE", determinó.

"Si hay algo que no he echado en falta y de lo que no puedo quejar es de no haber tenido apoyos suficientes dentro del PP, gente con preparación, capacidad y coraje. Hay gente que lo ha hecho con dedicación exclusiva, disfrutando de la 'astronómica remuneración' que como se sabe se recibe en la vida política --prosiguió con cierta ironía--. Hay mucha gente que, desde su propio trabajo y dedicándole mucho tiempo de lo que podía ser su ocio y su tiempo libre, ha apoyado también".

Finalmente, confirmó que piensa incorporar "más gente" a su partido en septiembre, pese a que ya cuente con políticos capaces para "formar un gobierno infinitamente mejor del que existe en este momento en España y del que existía hace cuatro días". "Sé que el único problema que tengo es el 'overbooking'. Pero no se preocupen", concluyó ante los presentes.