Actualizado 21/05/2007 20:23 CET

Reino Unido, también interesado en conocer la identidad del navío hundido encontrado por la empresa Odyssey

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno británico también está "interesado", como el Ejecutivo español, en conocer la identidad del navío hundido cuyo contenido en monedas de plata y oro ha sido recuperado por la compañía estadounidense Odyssey Marine Exploration, informaron hoy a Europa Press fuentes de la Embajada de Reino Unido en España.

Las mismas fuentes precisaron que Londres sólo estaría interesada en recuperar ese cargamento si se confirma que ha sido extraído de un antiguo cargo con pabellón "oficial" británico, por lo que, si se tratara del barco 'Merchant Royal', que naufragó en 1641 y era propiedad de un particular, Reino Unido no tendría derecho a reclamar su tesoro.

El Ejecutivo británico llegó a un acuerdo en marzo pasado con España para que Odyssey realizara una prospección en el Mar de Alborán (al este del Estrecho de Gibraltar) para averiguar si un pecio hundido ahí correspondía al navío soberano de bandera inglesa HMS Sussex, que naufragó en dicho mar en 1694.

Fuentes del Ministerio español de Asuntos Exteriores informaron hoy a Europa Press de que este departamento no ha realizado ninguna gestión al respecto desde la conclusión de dicho acuerdo, después del cual la empresa estadounidense tenía que presentar su proyecto a la Junta de Andalucía, que a su vez debía nombrar a los "buceadores que iban a acompañar en las prospecciones a los arqueólogos de Odyssey", un paso que el Gobierno andaluz aún no ha dado.

Con respecto al botín descubierto por Odyssey en aguas internacionales del Océano Atlántico, según anunció el pasado viernes la empresa, el portavoz afirmó que si la empresa hubiera extraído el contenido del pecio en aguas territoriales españolas la empresa "se arriesgaría a que las patrulleras de la Guardia Civil la pararan", ya que "si ha estado en aguas españolas, se sabe, porque están controladas".

En cambio, si el hallazgo se hubiera producido en aguas internacionales, "España en principio no puede hacer nada", admitió, "en tanto en cuanto no se sepa qué es lo que se ha encontrado y a que pabellón pertenece el teórico buque".

La Guardia Civil ha vigilado la zona en la que trabajado Odyssey desde hace "al menos dos años" y en la actualidad investiga si aun así la empresa ha podido cometer un delito de expolio en aguas territoriales españolas, informaron a Europa Press fuentes próximas al caso.

La ministra de Cultura, Carmen Calvo, advirtió hoy desde Sevilla de que si se comprueba que la compañía ha rescatado el botín de aguas territoriales españoles, el Ejecutivo empleará las leyes nacionales y los acuerdos internacionales para "recuperar" el 'tesoro'.

El Gobierno, según dijo la ministra, ha emprendido una investigación para saber qué ha ocurrido, en qué lugar encontró la empresa el botín, a qué pecio pertenecía, con qué permisos contaba para hacerlo y si ocurrió en aguas españolas. "Cuando lo sepamos con claridad, actuaremos con arreglo a las leyes españolas, que dicen que el patrimonio subacuático que está en el litoral español es de España, y activaremos todos los acuerdos internacionales a los que en esta materia podemos acogernos", subrayó.

En este sentido, reconoció que el Ministerio tiene "informaciones contradictorias" sobre el enclave del que ha salido el tesoro, puesto que se han barajado diversas localizaciones. En cualquier caso, la ministra explicó que España puede tomar medidas en el asunto tanto si el hallazgo se ha producido en aguas territoriales, como si no ha sido en aguas españolas, pero el barco es de pabellón español.