Publicado 22/07/2021 08:12CET

Sánchez descarta retomar la reforma de las mayorías del poder judicial y urge al PP a negociar la renovación

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Estados Unidos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Estados Unidos - MONCLOA

Resta importancia a la caída del PSOE en la mayoría de encuestas y sostiene que todavía quedan muchas hasta 2023

LOS ÁNGELES, 22 Jul. (De la enviada especial de Europa Press, Ana Fernández Vila) -

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no tiene intención de forzar la renovación del poder judicial con la reforma para reducir la mayoría necesaria y, por ello, ha emplazado al PP a hacer una "reflexión", dejar de "entorpecer", y sentarse a cerrar de una vez por todas un acuerdo que ponga fin a la interinidad de este órgano, cuyo mandato caducó hace más de dos años y medio.

Tras el nuevo aviso de Bruselas urgiendo a la renovación, y a punto de que el nuevo ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, inicie su primera ronda de contactos con el PP y el resto de formaciones políticas, Sánchez ha querido volver a dejar claro que son los 'populares' los responsables, a su juicio, del bloqueo, y que son ellos por lo tanto los que deben moverse.

Así lo ha puesto de manifiesto en una conversación informal con periodistas durante su gira económica en Estados Unidos en la que, al ser preguntado sobre si tiene previsto llamar al líder del PP, Pablo Casado, ha señalado que esta negociación debe abordarse entre los grupos parlamentarios, en el Congreso. Es decir, Sánchez ha dado a entender que no está en sus planes contactar personalmente ahora con el líder de la oposición para tratar este asunto.

De este modo, ha delegado en Bolaños la tarea de tratar de reconducir esta negociación, después de que este miércoles el nuevo ministro de la Presidencia y responsable de la coordinación política del Gobierno se definiera en una entrevista en TVE como un "hombre de pactos". Eso sí, el presidente ha recalcado que es el PP el que debe "reflexionar" y renunciar a su posición de bloqueo, para "prestigiar" las instituciones.

En su encuentro con la prensa, que ha tenido lugar en Nueva York antes de despegar hacia Los Ángeles, el jefe del Ejecutivo ha evitado ahondar en este asunto y en otras cuestiones de política nacional, para centrarse en defender la oportunidad que este viaje representa para la economía española gracias a las inversiones que espera haber atraído en sus reuniones con destacados fondos de inversión y bancos americanos.

COMPARECE EL 29 ANTES DE LAS VACACIONES DE VERANO

No obstante, Sánchez ha avanzado que el próximo jueves 29 de julio ofrecerá en Moncloa la tradicional rueda de prensa de balance antes del parón estival, en la que sí tendrá ocasión de comentar los diferentes asuntos de actualidad con profundidad,

El de este miércoles es el primer encuentro informal que protagoniza Sánchez con la prensa para comentar la actualidad desde el que tuvo en abril en su viaje a Senegal y Angola y, por tanto, tras conceder los indultos a condenados por el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, y tras la crisis de gobierno. Aunque no ha hecho comentarios al respecto, sí ha señalado que "hay meses que valen por años".

Por otro lado, sobre los pronósticos electorales que las encuestas dan al PSOE, y el hecho de que muchas de ellas les sitúen en descenso, el presidente ha restado importancia a los sondeos y ha asegurado que todavía quedan "muchos" hasta que se celebren las próximas elecciones en 2023. Además, ha destacado que algunos estudios sí apuntan buenas expectativas para los socialistas, como el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

En todo caso, el jefe del Ejecutivo espera que para 2023 las reformas que el Gobierno está impulsado en el marco del plan de recuperación hayan comenzado a surtir efecto, y se pueda demostrar con "hechos" que el Gobierno trabaja, frente a una oposición que solo "grita", tal y como ha puesto de manifiesto en la entrevista que ha ofrecido a Reuters en el Instituto Cervantes de Nueva York, tras sus reuniones con los magnates estadounidenses.

En esas reuniones, los empresarios han aprovechado para trasladar a Sánchez sus inquietudes sobre algunas de las reformas que prepara el Gobierno, como la ley de vivienda y la posible limitación de los precios de los alquileres, la reforma de las pensiones o la derogación de la reforma laboral. A este respecto, el presidente ha tratado de tranquilizar a los inversores, garantizado que las reformas no supondrán cambios abruptos, sino en la línea de lo que hacen otros países europeos.

Asimismo, ha vuelto a justificar la necesidad de llevar a cabo esta gira exclusivamente económica, sin tratar de agendar una reunión con el presidente estadounidense, Joe Biden, aunque ha asegurado que él estaría encantado de verle. Además, ha puesto en valor las reuniones mantenidas por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, este fin de semana con representantes de la administración Biden, antes de unirse a la gira del presidente.

Contador

Para leer más