Actualizado 22/04/2020 20:39 CET

Sánchez, Merkel, Macron, Conte y Rutte hablaron el lunes para preparar la negociación del fondo de recuperación

Sánchez, Merkel, Macron, Conte y Rutte
Sánchez, Merkel, Macron, Conte y Rutte - GETTY / EP

BRUSELAS/MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, reunió el pasado lunes por videoconferencia a los líderes europeos que representan los dos bandos enfrentados en la búsqueda de soluciones al daño económico provocado por el coronavirus, entre ellos el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro holandés, Mark Rutte.

También participaron la jefa del Ejecutivo comunitario, la alemana conservadora Ursula von der Leyen, y los mandatarios de Francia, Emmanuel Macron; Alemania, Angela Merkel; e Italia, Giuseppe Conte; y fue "muy útil y constructiva", según fuentes europeas consultadas por Europa Press, que avisan de que "cinco Estados no deciden por 27".

La conversación entre los cinco líderes con Michel y Von der Leyen permitió discutir sobre las diferentes propuestas que circulan, pero también sirvió para rebajar las tensiones que emergieron entre estos países durante las primeras semanas de respuesta a la pandemia, conceden las fuentes.

El encuentro telemático se enmarcó en la preparación del Consejo Europeo que celebrarán este jueves los Veintisiete, también a distancia, para empezar a negociar el fondo de recuperación para el que España pide al menos 1,5 billones de euros.

El presupuesto debería estar financiado con deuda perpetua, emitida por instituciones europeas y distribuido entre los Estados miembros a través de trasferencias directas y no préstamos que las capitales tendrían que devolver, según la propuesta española. Desde el Gobierno español se defiende esta fórmula como una vía "más digerible" para mutualizar deuda que permite salir del "bucle" en el que los europeos se habían metido con la discusión en torno a los 'coronabonos'.

El plan español fue una de las propuestas sobre la que debatieron este grupo de líderes el lunes, según confirman fuentes del Gobierno español, que valoran que España está influyendo en la dirección y tono de los contactos entre las capitales.

También destacan desde el Gobierno español que la propuesta de Sánchez ha llegado en el momento oportuno y está influyendo ya por ejemplo en la magnitud de lo que hace falta. Las fuentes consultadas del Ejecutivo interpretan como una buena señal el hecho de que Países Bajos no haya rechazado el rechazo público de Países Bajos.

Francia, España e Italia desde el inicio han abogado por instrumentos que permitan compartir los riesgos, por ejemplo a través de la emisión de deuda conjunta, frente a la línea defendida por Alemania y Países Bajos, que siempre han rechazado con firmeza los eurobonos.

Este mismo miércoles, Sánchez ha afirmado en el pleno del Congreso que espera que su propuesta pueda ser asumida también por los socios más reticentes. Fuentes gubernamentales destacan que la situación se ha movido en el último mes y ponen en valor el trabajo español para conseguirlo.

De cara al Consejo Europeo de este jueves, desde el Gobierno español esperan que las discusiones se centren en la definición del instrumento y no se abra en cambio el debate sobre los criterios para repartir el presupuesto, una discusión que, a juicio del Ejecutivo, tendrá que llegar en un momento posterior. La posición española al respecto parte del principio de que han de ser los países más afectados por la epidemia los que tengan acceso a un volumen mayor de recursos.