El Senado, con la mayoría del PP censurará a Zapatero y reclamará al Gobierno que denuncie a Maduro ante el TPI

Ignacio Cosidó con representantes de opositores venezolanos
EUROPA PRESS
Publicado 10/10/2018 14:23:34CET

Exige junto a opositores venezolanos una investigación internacional sobre la muerte de Albán y avisa de que no cabe el diálogo con Caracas

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El PP se valdrá de su mayoría absoluta en el Senado para conseguir que la Cámara Alta desautorice las gestiones del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en Venezuela y, además, para pedir al Gobierno que se sume a la denuncia internacional contra Nicolás Maduro ante el Tribunal Penal Internacional (TPI).

El portavoz 'popular' en el Senado, Ignacio Cosidó, ha explicado que su grupo ha registrado tres mociones: una sobre la denuncia al TPI por la "vulneración sistemática de Derechos Humanos", una segunda para censurar las labores de Zapatero por entender que son "de parte y para legitimar un régimen inaceptable" y una tercera para que España aumente la ayuda humanitaria a la población que sufre "penuria" además de "represión política".

"Deploramos el papel de Zapatero, que lo que hace es darle tregua al Gobierno venezolano para que vayan pasando los días y no haya el más mínimo respeto a los principios democráticos", ha dicho, a su lado, el opositor venezolano Ramón López.

Cosidó se ha reunido en el Senado con diputados venezolanos de Primero Justicia, el partido al que pertenecía Fernando Albán, el concejal de Caracas que murió el lunes al caer de un décimo piso desde la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), y junto a ellos ha exigido una "investigación internacional" de un muerte "en circunstancias más que sospechosas".

"Sin que sirva de precedente", ha dicho el portavoz, el PP ha apoyado la protesta diplomática que hizo el ministro de Exteriores, Josep Borrell, que convocó formalmente al embajador venezolano para expresar su "profunda preocupación" y exigir una investigación independiente.

No obstante, también ha advertido de que este suceso deja claro que "en este momento no puede haber un diálogo con un régimen que está reprimiendo como lo está haciendo el régimen de Maduro". La transición democrática tiene que ser "pacífica", ha dicho, pero "sobre el principio de que la libertad no es negociable".

Cosidó ha comparecido acompañado del portavoz 'popular' en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado y de los diputados venezolanos Lidia Contreras, Milagros Valero y Ramón López, que ha tomado la palabra para denunciar los pormenores conocidos de la detención y la muerte de Fernando Albán.

PRIMERO JUSTICIA DENUNCIA TORTURAS

López ha denunciado que Albán fue "secuestrado" el pasado viernes el en aeropuerto de Maqueitía, inculpado por haberse reunido en Nueva York --en el marco de las reuniones de la Asamblea General de la ONU-- con el coordinador de Primero Justicia y "torturado" para que acusase al expresidente del Parlamento Julio Borges del intento de magnicidio contra Maduro.

"Víctima de las torturas, no aguantó y lo lanzaron desde el décimo piso", ha denunciado el opositor. Frente a la versión inicial de la Fiscalía, que habló de suicidio, López ha destacado que Albán era católico practicante y "los laicos comprometidos no se suicidan, por fe, por fuerza en el señor". Además, ha dicho que no se permitió una autopsia privada y que hoy será enterrado.

Albán, ha añadido, "no hacía más que trabajar socialmente", con varios programas de solidarios y de atención a la población. López ha confiado en que su exigencia de una investigación internacional sea acogida en la ONU y ha pedido que no se pierda la atención sobre el país. "Venezuela no se va a rendir, Venezuela no es Cuba y nosotros vamos a salir de esta tiranía comunista", ha remachado.

Contador