El simulacro de 48 sirenas por emergencia química en Catalunya se salda con tres incidencias

Actualizado 20/11/2007 19:25:23 CET

TARRAGONA, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El simulacro de activación de las sirenas de emergencia química en 16 municipios catalanes se realizó hoy con un balance "positivo", según el secretario general de Interior de la Generalitat, Joan Boada, ya que del total de 48 sirenas activadas, se detectaron tres incidencias.

En Martorell (Barcelona) hubo un problema con la señal de finalización de la alarma, y en El Morell y el polígono Riuclar de Tarragona el volumen del sonido era bajo. En el caso de El Morell (Tarragona), de hecho, se tuvo que repetir el ejercicio y la sirena sonó en dos ocasiones. Se da la circunstancia de que este aparato depende de la megafonía del ayuntamiento, aunque se está en el proceso de desvincularla.

Por otro lado, Boada anunció la compra de 12 nuevos aparatos que entrarán en funcionamiento el próximo año.

Las sirenas de emergencia se activaron por zonas desde las 11.00 hasta las 12.00 horas. La activación de cada aparato duró unos diez minutos. Durante el simulacro, varios vecinos llamaron al Centro de Emergencias porque no sabían por qué sonaban las sirenas.

La realización de esta prueba se repetirá cada seis meses, según se avanzó hoy, con el objetivo de comprobar el funcionamiento correcto de los dispositivos así como para habituar a la población. La valoración del ejercicio se llevó a cabo entre más de 200 profesionales.

Los 16 municipios afectados por el simulacro de hoy se concentran en cinco áreas: la Tordera, con cinco sirenas; el Llobregat (Barcelona), con ocho sirenas; el polígono Norte de Tarragona, con 11 sirenas; el polígono Sur y el Puerto de Tarragona, con 22 sirenas, y las Terres de l'Ebre, con dos sirenas.

PRÓXIMO SIMULACRO EN TARRAGONA.

Boada, por otro lado, explicó detalles sobre el simulacro de emergencia química programado para el 28 de noviembre en Tarragona.

Se simulará un accidente en el polígono Norte, en la factoría de Repsol-YPF, que consistirá en un accidente grave con la ruptura parcial y vertido de una tubería del depósito de óxido de etileno, gas muy tóxico e inflamable. El producto provocará una nube tóxica que afectará a los municipios de El Morell, La Pobla de Mafumet y Puigdelfí-Perafort, que participarán activamente en el simulacro y donde se activarán las sirenas. Además, se pedirá a la población que actúe como si el accidente fuera real, es decir con el confinamiento.

Paralelamente al accidente simulado, habrá otro que consistirá en la colisión de un camión-cisterna cargado de óleum, un ácido corrosivo, en las instalaciones de la empresa.

Ambos accidentes provocarán heridos de diversa consideración con intoxicación, quemaduras químicas y traumatismos, con lo que también se simulará su atención con la construcción de un hospital de campaña.