Actualizado 09/12/2007 18:49 CET

Sistach considera que la encíclica del Papa es una invitación a la "autocrítica" a la modernidad y la fe cristiana

BARCELONA, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, afirmó hoy sobre la segunda encíclica del papa Benedicto XVI, 'Spe salvi', que invita "a un diálogo y a una autocrítica, tanto a la modernidad como a la fe cristiana".

Sistach consideró que, con el texto, el Papa busca "responder al reto de la secularización", algo que también se propuso su antecesor, Juan Pablo II. Sin embargo, consideró que Benedicto XVI lo hace "en un nivel más profundo, en diálogo sobre todo con los humanismos" de la actualidad.

Sistach consideró que enfoca desde la "antropología" su reto sobre la secularización, y afirmó que el texto defiende que llegar a conocer a Dios "significa recibir esperanza".

Para Sistach, esta segunda encíclica, cuyo título en latín significa 'En esperanza hemos sido salvados', "debería ser objeto de la reflexión y de diálogo en el seno de las comunidades cristianas"

"De manera especial, creo que esta carta pontificia debería ser asumida por las instituciones cristianas de ámbito universitario y más concretamente por las obras dedicadas al fomento del diálogo entre el cristianismo y las culturas actuales", dijo durante su discurso dominical.

Al igual que la anterior encíclica, 'Deus charitas est', para Sistach, esta segunda carta pontificia tiene "una impronta muy personal" de Benedicto XVI con un estilo "amable, dialogante y positivo", y refleja su "su doble condición de intelectual y de pastor, o de pastor intelectual".