El TC acuerda formalmente las abstenciones de Casas y Jiménez y admite a trámite el recurso contra la LOTC

Actualizado 16/10/2007 21:54:12 CET

Vicente Conde tuvo que usar su voto de calidad para deshacer el empate entre progresistas y conservadores

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Tribunal Constitucional acordó hoy la admisión a trámite del recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el PP contra la reforma de la Ley Orgánica que regula este órgano (LOTC), informaron fuentes del alto tribunal. Esta decisión se produjo tras alcanzarse en el alto tribunal los votos necesarios por parte del sector conservador para sacar adelante el auto de admisión de las abstenciones presentadas por la presidenta y el vicepresidente de este órgano, María Emilia Casas y Guillermo Jiménez, respectivamente, en la resolución del citado recurso.

La aprobación de las abstenciones precisó del voto de calidad del presidente accidental del Pleno, Vicente Conde, para deshacer el empate creado después de que los cinco magistrados del denominado sector conservador del TC votaran a favor de las mismas y los cinco magistrados de tendencia progresista lo hicieran en contra, informaron a Europa Press las mismas fuentes. El auto sobre las abstenciones, que cuenta con varios votos particulares, así como la providencia en la que se admite a trámite el recurso, serán hechas públicas en los próximos días, tras ser notificadas a las partes.

La fuerte división que el asunto había provocado entre los magistrados del alto tribunal había impedido la aprobación, en sesiones anteriores del Pleno, del escrito en el que debía plasmarse el alcance de las citadas abstenciones.

A partir de ese momento, y una vez el Estado sea tenido formalmente como parte en este litigio, cabe la posibilidad que el Ministerio de Justicia, a través de la Abogacía del Estado, trate de apartar del debate de este asunto a dos magistrados del sector conservador -Jorge Rodríguez Zapata y Roberto García Calvo- por entender que ambos están "contaminados" tras remitir el pasado mes de junio una carta a la presidenta Casas en la que se posicionaban en contra del contenido de la propia reforma legislativa.

El Ministerio de Justicia ya ha dado los primeros pasos para actuar en esta dirección, mediante la aprobación el pasado jueves de un acuerdo por parte del Consejo de Ministros que habilita al abogado general del Estado, Joaquín de Fuentes Bardají, a actuar frente al Constitucional en lo relativo al recurso contra la LOTC.

No obstante, la decisión final de recusar o no a los magistrados conservadores -sería la primera vez que un Gobierno trata de apartar de un asunto a magistrados del TC-, precisará de otro acuerdo específico por parte del Ejecutivo, según aclaró el Ministerio de Justicia el pasado jueves.

EL "PAPEL" DEL PONENTE.

En cuanto a las abstenciones, la causa del "bloqueo" había que buscarla en el hecho de que el ponente del acuerdo, el magistrado progresista Pablo Pérez Tremps, debía redactar un texto conforme a las abstenciones a pesar de que desde el principio ha manifestado una postura contraria a apartar a Casas del debate.

El borrador de auto presentado al Pleno por Pérez Tremps en la sesión celebrada el pasado día 8, pese a dar el visto bueno a las abstenciones presentadas, no fue del agrado de los cinco magistrados del sector conservador, que rechazaron su contenido. Mañana volverá a discutirse una nueva versión del acuerdo, según las mismas fuentes.

Durante la sesión en la que se trató inicialmente este asunto, el pasado 1 de septiembre, los cinco magistrados adscritos al sector conservador, con el voto de calidad del presidente accidental de este órgano, Vicente Conde, vetaron la propuesta realizada por el ponente de la cuestión, el magistrado progresista Pablo Pérez Tremps, que era favorable a rechazar las abstenciones.

PORQUÉ SE ABSTIENEN.

A principios de septiembre, Casas y Jiménez justificaron su abstención en el hecho de que los artículos de la LOTC recurridos por el partido popular les afectan directamente. Uno de ellos, el 16.3 de la nueva ley, permite prorrogar su mandato, que concluyó a mediados del pasado mes de junio, hasta el próximo mes de diciembre.

La importancia de esta contienda judicial radica en la fragilidad del equilibrio de fuerzas que coexisten actualmente en el alto tribunal de cara al estudio de recursos clave en el terreno político, como los promovidos por el Partido Popular contra el nuevo Estatuto de Cataluña o la Ley de Paridad.

Al admitirse la abstención, el sector progresista en el alto tribunal deja de contar con el voto de calidad de Casas como presidenta y, en caso de empate, dicho voto doble podría ser emitido por el magistrado conservador Vicente Conde, que asume en principio la presidencia por ser el más antiguo.