Actualizado 08/12/2007 13:49 CET

Un total de 171 conductores, detenidos tras la entrada en vigor de la reforma penal en materia de tráfico

SEVILLA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un total de 171 conductores han sido detenidos en las carreteras andaluzas desde el pasado día 2 de diciembre, tras la entrada en vigor de la reforma del Código Penal, por la que se endurecen los delitos contra la seguridad vial y el tráfico.

Según los datos del Sector de Tráfico de la Guardia Civil, a los que tuvo acceso Europa Press, 47 personas fueron detenidas hasta las 23.59 horas del 6 de diciembre tras ser sorprendidas conduciendo bajo los efectos del alcohol, de las que nueve de ellas provocaron distintos accidentes, cuatro cometieron alguna infracción y 34 fueron detectadas en controles rutinarios de alcoholemia.

Asimismo, un total de 121 personas fueron detenidas por los agentes del Instituto Armado en las carreteras del territorio andaluz al conducir ciclomotores, motocicletas, turismos e incluso camiones sin permiso de conducir o con éste retirado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Por provincias, Málaga se sitúa a la cabeza de los detenidos con un total de 40 infractores, de los que once conducían bajo los efectos del alcohol, cuatro carecían de permiso de ciclomotor o motocicleta, otros 25 del permiso de conducir B y tres de ellos no tenían el carné de camiones C1 ó C.

Por su parte, en Sevilla, entre el día 2 y 6 de diciembre, nueve conductores fueron sorprendidos "ebrios al volante", mientras que 21 carecían de algún tipo de permiso de conducir al ser parados por la Guardia Civil.

En Almería, 28 individuos carecían de carné, aunque ninguno fue denunciado por conducir ebrio; en Cádiz, ocho conductores dieron positivo en las pruebas de detección de alcohol y nueve carecían de permiso de circulación; en Córdoba, otras nueve personas fueron detenidas por ponerse al volante bajo los efectos del alcohol; en Jaén, 17 ciudadanos fueron detenidos, tres por alcohol y 14 por carencia de permiso; en Granada, 13 personas no llevaban carné y cinco personas fueron detenidas por dar positivo de alcohol al igual que en Huelva, donde seis conductores no tenían carné.

En virtud de la reforma legislativa, los conductores que han sido puestos a disposición judicial se enfrentan a medidas de cárcel de tres a seis meses. Muchos de los conductores que han estrenado las nuevas medidas, un total de 47, fueron detenidos por haber conducido con una tasa de alcohol superior a los 0,60 miligramos por litro de aire expirado, o 1,2 gramos por litro en sangre.

A partir de la aprobación de la nueva normativa, aquellos que sobrepasen los límites de velocidad -conducir a más de 200 kilómetros por hora en autovía, a más de 180 en carretera y a 110 en vía urbana- serán castigados con penas de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y, en todos los casos, serán privados de conducir por un tiempo de entre uno y cuatro años. No obstante, la Guardia Civil todavía no ha detenido a ningún individuo en Andalucía que cumpla tales requisitos.

La pena de prisión será de entre seis meses a dos años para el que conduzca "con temeridad manifiesta" y ponga "en concreto peligro la vida o la integridad de las personas", y de dos a cinco años si se demuestra además que se conduce de esa forma con "desprecio por la vida de los demás".

Quienes conduzcan con una tasa de alcohol de 1,2 gramos en litro de sangre podrán ser castigados con entre tres y seis meses de cárcel, pena que será de seis meses a un año en el caso de que un conductor se niegue a someterse a las pruebas de alcoholemia, drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas.