El tripartito y CiU reprochan a C's su discurso lingüístico y Rivera denuncia "sectarismo" contra su partido

Actualizado 15/03/2007 14:51:01 CET

BARCELONA, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los grupos parlamentarios del gobierno de Entesa y de CiU coincidieron hoy en reprochar a C's su discurso sobre los usos lingüísticos en Catalunya, mientras que el líder del nuevo partido, Albert Rivera, denunció "sectarismo" contra su formación.

Rivera lo dijo en el pleno parlamentario que debatió y votó una moción de C's que instaba al Govern a tomar medidas para "favorecer" las relaciones de la administración catalana con los ciudadanos "en las dos lenguas" oficiales "y evitar la discriminación por razones de lenguas".

El PP apoyó la moción excepto un punto que consideró que se debe defender "en los tribunales": el que pedía crear un organismo pública "que vele por el respeto a los derechos lingüísticos" de la gente en su contacto con la administración.

La moción también pedía, entre otras cosas, que sean "al menos en catalán, castellano y occitano de la Vall d'Aran" la rotulación de edificios de la administración pública, la publicidad institucional, la señalización viaria -también "por motivos de seguridad"--, las páginas web de la Generalitat y los impresos oficiales a disposición de los usuarios -para que estén disponibles "sin demoras" en todas esas lenguas--.

Carles Puigdemont (CiU) constató la "coherencia" de C's al hacer siempre de la lengua "una de las cuestiones identitarias" del propio partido, y advirtió: "No dejaremos que esta cámara sea amplificadora de los engaños y mentiras" que contribuyen a "enfrentar" a la sociedad por la lengua.

Francesc Xavier Boya (PSC-CpC) afirmó que el uso de las lenguas es un debate "inexistente" en la calle, aunque aseguró que su grupo no teme abordarlo, porque tiene las ideas "muy claras": que Catalunya es trilingüe (catalán, castellano y aranés).

Por el contrario, acusó a C's de querer un país "compartimentado" en función de las lenguas, y les reprochó su "tremendismo". Les pidió cambiar de actitud, aunque con eso C's "pierda el favor de algunas emisoras incendiarias", porque la sociedad "seguro que lo agradecerá".

Patrícia Gomà (ERC) dijo que la legislación es muy clara y cambiará "si este parlamento lo decide", por lo que les instó a presentar una propuesta de reforma legislativa, no una moción.

"En Catalunya se pueden utilizar todas las lenguas oficiales y no hay incumplimiento de la norma; lo que pasa es que no les gusta la norma", dijo, y añadió: "Defiendan la lengua oprimida, no la opresora".

Daniel Sirera (PP) aceptó la moción por estar "cargada de sentido común", e insistió en que el nuevo Estatut da "pleno sentido" a la propuesta de C's porque la norma catalana defiende el uso de ambas lenguas oficiales. Además, coincidió con Rivera criticando a ERC por hablar de "opresión".

Francesc Pané (ICV-EUiA) reprochó a C's los errores lingüísticos del texto de la moción, presentada en catalán, y también le acusó de poner "los cañones" en el Parlament con esta propuesta. Afirmó que Catalunya está "cohesionada" y usa "lenguas distintas" dentro y fuera de la cámara. "No hay laureles para los que desconstruyen los pueblos", insistió.

Rivera reclamó a los diputados "no hablen de opresores y de lenguas oprimidas", sino de derechos de ciudadanos, "que están en la calle y que, por suerte, son muy diferentes a las posiciones sectarias manifestadas en la cámara hacia C's".