24 de febrero de 2020
 

TSJC autoriza a Fadesa a sellar muros y hacer cunetas en el Cuco para evitar el deterioro de lo construido

Actualizado 28/11/2007 20:54:01 CET

La sala prohíbe expresamente cualquier otra actuación y ordena que las obras sean supervisadas por técnicos municipales

SANTANDER, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) ha autorizado a la promotora Fadesa para ejecutar obras de sellado de muros verdes y cunetas de guarda en el sector dos del Plan Parcial del Alto del Cuco, para asegurar la conservación y mantenimiento de las edificaciones ya construidas en la zona, en tanto se resuelve el recurso contra la anulación del planeamiento.

Ahora bien, la Sala ha prohibido expresamente a la empresa abordar cualquier otra actuación que exceda de las autorizadas y ha ordenado que las obras sean supervisadas por técnicos municipales del Ayuntamiento de Piélagos que deberán pasar semanalmente un informe a la Sala y certificar que Fadesa se ajusta a lo autorizado.

Así se establece en un auto de la Sala de lo Contencioso, fechado el pasado 22 de noviembre y hecho público hoy, en el que se resuelve la petición realizada por la empresa para ejecutar trabajos de conservación y mantenimiento en la urbanización.

En su argumentación, la Sala recalca que las obras de conservación de lo ya construido tienen un carácter "excepcional" y no puede "cobijarse bajo ellas ninguna actuación urbanística que entrañe una vulneración" de la resolución judicial que paralizó las obras.

Y bajo ese principio rechaza parte de las pretensiones de la empresa porque, a su juicio, la asunción íntegra del informe presentado por Fadesa supondría la "completa ejecución de las obras de urbanización", incluidas actuaciones como el abastecimiento, las instalaciones de riego y las infraestructuras para el suministro eléctrico, de gas, telefonía y alumbrado.

En cambio, el TSJC sólo autoriza las obras "estrictamente necesarias para evitar que las aguas de escorrentía (agua de lluvia o corrientes que rebasan sus cauces naturales) arrastren los taludes y los muros verdes, evitando su futura inestabilidad", así como las obras de afirmado de los viales ya ejecutados hasta la capa intermedia de aglomerado, mediante la realización de cunetas de agua y una canalización auxiliar que recoja las aguas.

Además, señala que las obras deberán ser supervisadas por el arquitecto y el ingeniero municipal de Piélagos, que tendrán que "dar cuenta semanalmente" a la Sala de las actuaciones llevadas a cabo y, en su caso, de la ejecución de obras no autorizadas para que, en tal caso, la Sala pueda adoptar las medidas oportunas. Asimismo, los técnicos deberán comunicar al TSJC la finalización de las obras de mantenimiento y, una vez concluidas, no se podrá ejecutar "actuación urbanística alguna".