Actualizado 28/03/2022 20:47

Unidas Podemos se ve reforzado al dejar su impronta en el plan anticrisis y recose sintonía con PSOE tras varios choques

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra
La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra - Jorge Peteiro - Europa Press

La protección al empleo junto a la limitación del alquiler fueron los aspectos que más esfuerzo implicaron en la negociación entre socios

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Unidas Podemos considera que salen reforzados al conseguir, dentro de una negociación intensa con el PSOE, dejar su impronta en diversas medidas del plan de respuesta a la crisis provocada por la guerra de Ucrania.

Además, recompone la sintonía en el seno de la coalición, tras varios roces y discrepancias entre los socios, como se ha visto en la cuestión del Sáhara Occidental o por los planes de aumentar el presupuesto militar que anunció el presidente, Pedro Sánchez.

Todo el espacio confederal, desde sus distintos frentes, se ha volcado en forjar un consenso con el socio mayoritario de la coalición y que se gestó de madrugada tras consensuarse la prohibición de despidos a empresas que reciben ayudas públicas y la limitación de los precios del alquiler, cuya subida queda reducida a un 2% como máximo.

Estos dos aspectos, según fuentes conocedoras de la negociación, fueron los que costó más de conseguir en las conversaciones entre las dos alas del Ejecutivo, y que eran dos premisas fundamentales para los morados.

También aprecian su importan en otros componentes de carácter social, como la ampliación del bono social eléctrico y la mejora del Ingreso Mínimo Vital (IMV), además de abogar por las ayudas directas a sectores golpeados por la crisis .

Fuentes del espacio confederal indican que era esencial lograr un acuerdo que alcanzara en grado suficiente sus expectativas y, con ello, superar las reticencias que mostró el PSOE durante los contactos.

De esta forma, destacan que se vuelva a la senda de minorar de forma efectiva, en el marco del decreto que se aprobará mañana en el Consejo de Ministro, los beneficios caídos del cielo de las eléctricas para bajar la factura de la luz.

A falta de concretar la fórmula, la medida no saldrá de un recargo extraordinario en la tributación de estas compañías y previsiblemente se hará desde la fijación de precio, sobre todo en el segmento del gas por su tendencia alcista.

Precisamente la cuantía es lo que se deberá determinar aunque la formación morada ya ha apuntado que su apuesta es topar el precio del gas en 30 euros, para resituar los niveles medio del recibo genérico en 110 euros.

Tras conocerse los términos del acuerdo, el espacio confederal ha reivindicado su contribución para empujar en las medidas de protección social y del empleo, desde el convencimiento de que esta crisis golpea a muchas capas sociales, no solo a la población más vulnerable.

REIVINDICA SU UTILIDAD EN EL GOBIERNO

De esta forma, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ponía el foco en el consenso para reducir los beneficios caídos del cielo y la protección del empleo, en alusión a la prohibición de despidos de aquellas empresas que reciban ayudas públicas (que deberán ser devueltas si se producen salidas de plantilla).

A su vez, la titular de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra, ha subrayado que el paquete de medidas, que constituye un nuevo escudo social, tiene "evidentemente el sello claro" del espacio confederal, pues incluye el aumento del Ingreso Mínimo Vital que oscila entre los 220 y 440 euros.

Precisamente esa fue una de las demandas de la formación morada, que además supone, según ha explicado, un planteamiento similar del cheque energético de 300 euros que proponía, si bien su alcance se ciñe a los más vulnerables en lugar del planteamiento más amplio que demandaba Unidas Podemos, que era extender esa ayuda a las familias con hasta 70.000 euros de ingresos brutos.

Además, la coportavoz estatal de Podemos, Isa Serra, ha reivindicado esta mañana que el contenido del plan revela la utilidad de la presencia de Unidas Podemos en el Ejecutivo, pese a que sus pretensiones eran más ambiciosas.

Mientras, la portavoz federal de IU, Sira Rego, ha subrayado que la envergadura de las medidas sería "imposible" de alcanzar si la presencia de los ministros de Unidas Podemos en la coalición.

REFORZAR LA MAYORÍA PROGRESISTA

Y desde el socio minoritario del Ejecutivo destacan también que el acuerdo cierra la puerta a la bajada generalizada de impuestos que abanderaba el PP, algo que rechazaba de plano Unidas Podemos, como ha expresado en varias ocasiones Yolanda Díaz, que lidera el espacio confederal dentro del Gobierno.

A su vez, Unidas Podemos confía en que el paquete de medidas contribuye a consolidar el bloque de investidura con políticas progresistas, puesto defienden que el apoyo parlamentario de la mayoría plurinacional es la única vía de estabilidad para la legislatura.

De esta forma, los morados ven superadas semanas complicadas generadas por la guerra de Ucrania, en la que la formación ha pasado por contradicciones entre su ideario y las posiciones que mantiene su socio de Gobierno, con división de respuesta ante el envío de armas o el malestar que causó el giro del PSOE sobre el Sáhara Occidental y que criticaron abiertamente.

Más información