Actualizado 07/01/2009 14:03 CET

De la Vega anuncia avances importantes para que India levante las restricciones a los cítricos españoles

El Gobierno indio adjudica a empresas españolas contratos en infraestructuras de más 1.000 millones de euros

BANGALORE, 7 Ene. (de la enviada especial de Europa Press, Laura Caldito) -

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, destacó hoy los "satisfactorios resultados" de la visita oficial a India que inició el pasado sábado en Nueva Delhi y que se ha concretado en "importantes" avances en acuerdos en materia comercial, particularmente en el campo del turismo y las infraestructuras que han quedado "prácticamente cerrados". Además, explicó que las autoridades indias y españolas "están trabajando" en un acuerdo que en este viaje ha tenido un impulso importante "para levantar las restricciones que a día de hoy tiene establecida India para la entrada de cítricos españoles".

Además, De la Vega anunció que el Gobierno indio "acaba de adjudicar" tres contratos a una empresa española para sendos trabajos viarios por un valor de más de mil millones de euros. En concreto, la empresa, Isolux Corsan, llevará a cabo dos autopistas (una en Varanasi Aurangabad y otra en Gujarat Maharashtra) y un puente levadizo de 18 kilometros en Chennai Maduravoyuala.

En una rueda de prensa en el hotel Taj Mahal de Bangalore, donde la vicepresidenta clausuró hoy la cuarta reunión tecnológica Hispano-India, aseguró que hay muchos terrenos "en los que India y España desean colaborar" y destacó el campo de las infraestructuras, "especialmente interesante para España por el intenso plan de modernización que tiene en marcha este país".

APOYO INDIO A ESPAÑA EN EL G-20

En el sentido contrario, explicó, igualmente ha encontrado a los empresarios indios con intereses o perspectivas de invertir en España "muy buena disposición para ello". "Vamos a seguir trabajando por aumentar ese interés y por aumentar con eficia esa intención", aseguró De la Vega, que también aprovechó para volver a agradecer al Ejecutivo indio su apoyo en el G-20 a España que, dijo, "va a continuar dando".

En el campo cultural, destacó el impulso que para las relaciones bilaterales va a suponer la apertura del Instituto Cervantes de Nueva Delhi, que con toda probabilidad inaugurarán este año los Príncipes. Además, anunció que ya se encuentra "cerrado para su inmediata firma" un acuerdo de colaboración en materia de mantenimiento y recuperación de patrimonio histórico y cultural.

Asimismo, por lo que se refiere al terreno de la ciencia y de la tecnología, la vicepresidenta destacó el acuerdo firmado esta mañana entre el Instituto de Ciencias de la India y el embajador de España en la India, Ion de la Riva, para incrementar la cooperación científica y tecnológica, especialmente en las áreas de matemáticas y astronomía y astrofísica.

Por lo que se refiere a las relaciones políticas, cuyo impulso centró la primera etapa del viaje en Nueva Delhi, con las reuniones con el primer ministro Manmohan Singh, la presidenta del partido del Congreso Sonia Gandhi y el líder de la oposición LK. Advani, De la Vega destacó la importancia de los acuerdos que se han alcanzado en materia del uso contra el terrorismo y, en concreto, para la prevención, cooperación y ayuda a las víctimas.

"Si tuviera que calificar de algún modo el resultado de esta visita, diría que ha sido productiva -- remachó --. Hemos profundizado nuestra relación en ámbitos en los que ya cooperábamos y trabajábamos y hemos abierto otros nuevos que sin duda tienen un gran futuro". Para la vicepresidenta, España y la India tienen "un gran camino para recorrer juntos" y con esta visita se han dado "un importante paso adelante en este camino".

La visita oficial de De la Vega a India finalizará mañana en Anantapur, donde la vicepresidenta entregará a Vicente Ferrer la gran cruz de la Orden del Mérito Civil que le concedió el Gobierno el pasado 26 de diciembre y conocerá sobre el terreno las actividades que lleva a cabo su fundación, presente en esta región del estado indio Andhra Pradesh desde 1969 para mejorar las condiciones de vida de una de las zonas más deprimidas de la India.