Actualizado 28/06/2007 16:23 CET

Zapatero afirma que España no parará hasta detener a los "culpables" del atentado contra el contingente español

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que España no parará hasta que consiga "detener a los culpables" del atentado que el domingo acabó con la vida de seis miembros del contingente español integrado en la fuerza de la ONU en Líbano, FINUL.

Así se expresó en una declaración institucional ante los medios de comunicación al término de la reunión que mantuvo en La Moncloa por espacio de más de una hora con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, quien llegó esta mañana a Madrid procedente de Roma para trasladarle personalmente a Zapatero el pésame por la muerte de los soldados.

Zapatero agradeció a Siniora el compromiso del Gobierno de Líbano de "plena disposición y colaboración" con el Ejecutivo español para investigar el ataque, el primero contra los 'cascos azules' de la ONU destacados en este país y le reiteró el compromiso de España con la FINUL y con "la paz, seguridad, independencia y soberanía" del Líbano, "factor clave para un futuro de más seguridad, más estabilidad y más paz en Oriente Medio".

Por su parte, Siniora rindió "tributo" a la memoria de las víctimas del "odioso" atentado, que murieron por una "causa noble" y serán recordados por el pueblo libanés, árabe y español.

Subrayó, además, que Líbano y los países que participan en la FINUL no van a "sucumbir" al "chantaje" del terrorismo y trabajarán "todos juntos para perseguir a estos autores del atentado y llevarlos ante los tribunales". Como mensaje a los terroristas, Siniora, el atentado del domingo no ha servido sino para que España y Líbano refuercen aún más sus "lazos" y estrechen su "cooperación" con las naciones que participan en la FINUL.

FIRMEZA FRENTE AL TERRORISMO

El primer ministro destacó que en momentos tan duros como estos es necesario "mantenerse firme" frente al desafío del terrorismo. En este sentido, indicó que se alegró cuando el domingo pasado habló con Zapatero inmediatamente tras el atentado y comprobó que su "determinación" por la paz y seguridad en el Líbano "no se había debilitado" como consecuencia del ataque.

Al término de la comparecencia, ambos dirigentes se abrazaron emotivamente ante las cámaras. Fuentes gubernamentales precisaron que durante su reunión, abordaron el desarrollo de la investigación y estuvieron de acuerdo en la necesidad de analizar el hecho de que el ataque todavía no haya sido reivindicado.

Asimismo, señalaron que Siniora trasladó a Zapatero la importancia que su gobierno le da a las "buenas relaciones" que mantiene España con los países árabes de la zona, Siria incluida. También le informó de que el Ejército, la Policía y los servicios de inteligencia libaneses trabajan de forma "coordinada" en la investigación.

Siniora aprovechó también para informar a Zapatero de la difícil situación que atraviesa el país y de las dificultades a las que se enfrentan para controlar la frontera con Siria, añadieron las fuentes, que señalaron que ambos manifestaron su deseo de que el ex primer ministro británico Tony Blair tenga "éxito" en su nueva función como enviado del Cuarteto que forman Estados Unidos, la UE, la ONU y Rusia para Oriente Próximo.

El primer ministro libanés, de quien partió la iniciativa de acercarse a Madrid para expresar, en primer lugar, las condolencias del Gobierno y pueblo libanés por la muerte de los seis soldados, también conversó con Zapatero de la iniciativa del presidente francés, de crear una Unión del Mediterráneo entre los países europeos ribereños con sus vecinos de la otra orilla.