Actualizado 19/04/2007 23:31 CET

Zapatero dice que Europa "espera a la Francia moderna" y arropa a Royal por "ofrecer un modelo de éxito"

TOULOUSE, 19 Abr. (EUROPA PRESS/Carmen Sáez) -

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, arropó esta tarde en Toulouse a la candidata socialista al Eliseo, Ségolène Royal y aseguró que éste "es el momento de acercar el futuro hasta el último rincón" de Francia, "este gran país". "Europa espera a la Francia moderna y España se siente cerca, muy cerca de Francia", enfatizó Zapatero.

Tras preguntarse por qué había acudido a apoyar a la aspirante a esta ciudad francesa, el jefe del Ejecutivo español explicó: "Por ella, puede presidir a los franceses. Lo hago por acompañarle en esta fase decisiva de su empeño, por ofrecer un modelo de éxito a los franceses, porque ha demostrado pasión por su país pero sobre todo, compromiso con su gente".

En el Parc des Expositions de esta ciudad francesa, y ante un aforo de 22.000 personas según la organización, el jefe del Ejecutivo proclamó que "Ségolène es el cambio y el futuro" y que "Europa espera a la Francia moderna, innovadora, comprometida y valiente", de la que España "se siente muy cerca".

OTRA FORMA DE SER Y GOBERNAR

Zapatero, que fue traducido al francés en rótulos que aparecieron en las dos pantallas gigantes del escenario de este centro, acompañó de esta manera a la aspirante gala en el que es el último mitin de los socialistas franceses previo a la primera vuelta de las elecciones de este domingo. Entre gritos de 'Zapatero, Zapatero', aseguró que Royal representa "otra forma de ser y se dispone a hacer realidad otra forma de gobernar".

El jefe del Ejecutivo comenzó su intervención recordando que Toulouse acogió el exilio socialista español y mostró su "alegría" por estar en esta ciudad "acompañando a Ségolène". "Los españoles debemos mucho a Toulouse --aseguró--. Nos permitió seguir siendo españoles, empezar a ser franceses abrazando la libertad en Francia".

Destacó que Royal representa "frescura y optimismo", la vocación "de dirigir antes que de mandar, la disposición a proponer y a escuchar como forma de administrar". A su juicio, la candidata socialista representa "otra forma de ser".

El presidente remarcó que el socialismo "aporta los mejores índices de crecimiento económico, las mejores combinaciones entre seguridad y flexibilidad laboral y los avances más decisivos en el reconocimiento de nuevos derechos, el compromiso más intenso con la igualdad". "La socialdemocracia busca redistribuir el tener, el saber y el poder, bienestar y progreso para todos, educación para todos, descentralización, calidad democrática, participación", resumió.

Así, enfatizó que Royal "quiere poner a Francia en la cabeza y vanguardia de estos procesos de cambio" y que lo quiere hacer "con diálogo y acuerdo social, para asegurar avance con cambio y protección, apoyando el espíritu emprendedor, revitalizando la creatividad de esta sociedad, descentralizando la gestión, avanzando en la igualdad, porque el progreso de la mujer hace progresar a toda la sociedad".

"LA IZQUIERDA NO NACIÓ PARA ESPERAR"

"Para cambiar no hay que esperar a la segunda vuelta --señaló en ese punto Zapatero--. La izquierda no nació para esperar, sino para llegar cuanto antes". Aseguró que Francia "ha acertado cada vez que ha apostado por la valentía y ha decidido avanzar". "Por eso Francia es admirada en todo el mundo", proclamó Zapatero, que resaltó que "hoy, la grandeza de un país se mide en su compromiso con la paz, en la lucha contra el cambio climático y por supuesto, en la lucha contra la pobreza mundial".

"Hoy, la grandeza de un país se mide en su esfuerzo por defender y ampliar los derechos ciudadanos en su impulso hacia la igualdad plena, en su capacidad de hacer una energía que contribuya al crecimiento cultural, social y económico --indicó--. Es así como se hace fuerte a un país, haciendo más poderoso a todos sus ciudadanos".

En este punto, animó a promover leyes de progreso. "Los países más avanzados en materia de derechos ciudadanos son los que alcanzan más tasas de riqueza económica, política, cultural y moral", afirmó el que recordó en este punto que la Francia admirada en el mundo es la que ha donado "la Declaración de los Derechos del Hombre".

LO MEJOR ESTÁ POR VENIR

Reivindicó la igualdad entre las mujeres y destacó que los países en los que las mujeres alcanzan la paridad en los Parlamentos o tienen más investigadores son los que logran "mayor crecimiento económico". Arremetió contra el "odio, el machismo, la xenofobia, la homofobia" o "cualquier forma de discriminación".

"Cada vez que una mujer de Aix en Provence escribe en su blog una apuesta por el cambio, Francia crece. Cada vez que un trabajador de Burdeos reparte una octavilla del Partido Socialista, Francia avanza, cada vez que una profesora sale de su escuela en París a pegar carteles con la imagen de Ségolène Francia entera se ilumina", remarcó entre grandes aplausos.

"Ségolène encarna un proyecto de transformación, de democratización y modernización y amplifica el latido de la nueva Francia, refleja los proyectos de los emprendedores", aseveró Zapatero, momento en el que se atrevió a decir, entre los aplausos, un 'merci beaucoup', sus únicas palabras pronunciadas en francés.

Zapatero señaló por último al auditorio que todo lo que desean para Francia está en su voluntad. "Ese es el mundo al que aspiramos de paz, de rebeldía frente a la marginación y la miseria", clamó. "Ségolène, para ti, para Francia, lo mejor está por venir --finalizó el presidente--. Empieza el domingo, cuando los franceses hablen. Siempre estaré a vuestro lado".