9-M.- Zapatero pide dejar la inmigración "fuera de la controversia partidaria" en la campaña por respeto al inmigrante

Actualizado 09/02/2008 16:53:44 CET

SAN SEBASTIÁN, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apeló hoy a dejar el debate de la inmigración "fuera de la controversia partidaria en campaña electoral" por respeto a los inmigrantes y abogó por "trabajar todos por tener una inmigración ordenada, legal, razonable y una integración adecuada".

En su intervención en un mitin en el Kursaal de San Sebastián, Zapatero afirmó que la inmigración es "una fuente de oportunidades para mucha gente que no tiene más que desesperanza, miseria y hambre en su tierra" al tiempo que destacó que la misma "aporta trabajo que tiene que ser legal y ordenado" y en muchos sitios supone "un fenómeno de cambio social y demográfico".

A su juicio, la inmigración "exige integración" y ésta "no puede dar lugar al debate de la exclusión, del no respeto a la diferencia" porque "alienta las peores pasiones para la convivencia".

"Como toca lo más profundo de nuestra convivencia, deberíamos, por respeto a los inmigrantes, que antes que inmigrantes son seres humanos, dejar esta cuestión fuera de la controversia partidaria en campaña electoral y trabajar todos por tener una inmigración ordenada, legal, razonable y una integración adecuada", subrayó.

Para el presidente del Gobierno, de este modo se daría "un ejemplo al mundo" porque "hay muchos países que nos miran y que miran lo que decimos sobre las personas que están aquí y que provienen de esos países o sobre personas que pueden venir a convivir con nosotros".

En ese sentido, remarcó que, como país que tiene historia de emigración, "para ser creíbles en el mundo, para que nos respeten, para que nuestra dignidad esté en el lugar que tiene que estar como país debemos de dar un trato a los inmigrantes en España como el que exigíamos se diera en otros países a los inmigrantes españoles".

En su opinión, "eso es construir convivencia, apelar a la responsabilidad, a la legalidad y al entendimiento". Además, aseguró que una de sus principales tareas en los próximos cuatro años será "practicar el entendimiento, ejercer aún más el diálogo, y convocar al respeto a la diferencia entre pueblos, entre personas, entre orientaciones de todo tipo de los ciudadanos".