Publicado 16/12/2021 12:53CET

Comienzan las obras para transformar la N-121-A en vía 2+1 de Oronoz-Mugairi a Sunbilla con una inversión de 21 millones

Visita a las obras de la N-121-A.
Visita a las obras de la N-121-A. - GOBIERNO DE NAVARRA

SANTESTEBAN, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las obras para transformar la N-121-A en una vía 2+1 desde Oronoz-Mugairi hasta Sunbilla han comenzado este jueves. La presidenta de Navarra, María Chivite, ha presenciado en Santesteban el inicio de los trabajos, que cuentan con una inversión de 21 millones de euros, financiados principalmente por la asignación de los Presupuestos Generales del Estado para la transformación de esta vía.

Los trabajos permitirán "aumentar la seguridad" de esta carretera y se prevé que finalicen para mediados del año 2023. Se habilitará en gran parte del recorrido un tercer carril de adelantamiento separado del otro sentido de circulación por una barrera de seguridad infranqueable para evitar las colisiones frontolaterales, que son la causa más lesiva de accidentalidad en la N-121-A. Asimismo, en este tramo se construirán dos nuevas rotondas, una en Oronoz-Mugairi y otra en Santesteban, además de un nuevo acceso sur a Sunbilla con una glorieta inferior y un paso superior para la N-121-A.

La presidenta ha estado acompañada por el consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, y el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, además del director general de Obras Públicas e Infraestructuras, Pedro López; el director del Servicio de Nuevas Infraestructuras, Jesús Polo; representantes de las localidades ubicadas en este tramo, como el alcalde y el concejal de Obras Públicas de Baztan, Joseba Otondo y Florentino Goñi; la alcaldesa de Santesteban, Leire Ortouste; el alcalde de Bertizarana, Andrés Echenique; el teniente alcalde de Sunbilla, Francisco José Errandonea; y la consejera delegada de la empresa adjudicataria Obras Especiales, Edificación e Infraestructuras S.A.U., María José Ballarín, junto con otros representantes de la compañía.

En declaraciones a los medios de comunicación, María Chivite ha incidido en que estas obras tienen dos objetivos claros, "ganar en seguridad y también en confortabilidad de la carretera", así como "mejorar la comunicación entre los distintos municipios". Y ha agradecido al Gobierno central su aportación porque "si no, difícilmente podríamos llevar a cabo" la obra.

La presidenta ha destacado la importancia de "ganar en seguridad" en la vía porque "los últimos accidentes que ha habido, en su mayoría, han sido por adelantamiento en raya continua". "De los 11 km de este tramo, en 5 km se podrá adelantar sin invadir el carril contrario", ha valorado, para insistir que "por la experiencia en otros países" con este tipo de vías, "se disminuye mucho la accidentabilidad, entre un 30 y un 50 por ciento".

Por su parte, el delegado del Gobierno, José Luis Arasti, ha manifestado que esta obra "era necesaria desde hace muchísimos años aquí en Navarra". "Esta vía que evacúa el tráfico pesado hacia Europa estaba suponiendo muchos accidentes, la mayoría muy graves; hemos perdido muchas vidas y era necesario afrontar una modificación de la vía que garantizase la seguridad en este vial", ha dicho.

Ha puesto en valor Arasti que se transforme en una vía 2+1, "que muchos países están adoptando porque es mucho más fácil económicamente de realizar y porque medioambientalmente también tiene un impacto muchísimo menor". Y ha destacado, además, el "compromiso" el Gobierno de España, "en la medida en que podamos seguiremos ayudando a las Comunidades, en este caso al Gobierno de Navarra, a desarrollar este tipo de infraestructuras que son tan importantes".

Los trabajos de conversión de la N-121-A se han dividido en 5 tramos, desde los túneles de Ezcaba hasta el puente de Endarlatsa, en el límite de Navarra con Guipúzcoa. El primer tramo (Ezcaba-Olave) se finalizará a principios del año 2022 y el segundo tramo (Olave-Lantz) se prevé que finalice su construcción en el primer cuatrimestre del próximo año. Las obras de este cuarto tramo conllevan un coste de 21 millones.

DETALLES DEL TRAZADO

Las obras abarcarán un recorrido de 11,5 kilómetros, desde Oronoz-Mugairi hasta la boca sur del túnel de Arrigaztelu. El nuevo trazado permitirá disponer en gran parte de su recorrido de un carril central empleado como carril de adelantamiento en intervalos alternos, separado del otro sentido de circulación por una barrera metálica infranqueable.

Las conexiones de la carretera N-121-A con la bifurcación de la N-121-B y con la carretera NA-1210, al sur de Oronoz-Mugairi, se modificarán con la construcción de una rotonda que simplificará y aumentará la seguridad de los cambios de vía.

Se reordenará la circulación del área de servicios situada entre Santesteban y Sunbilla, que incluye una gasolinera, una ITV y varias viviendas. Para ello se ejecutará una glorieta en el p.k. 48+300 para facilitar las entradas y salidas de la ITV y permitir el cambio de sentido a los vehículos que salgan desde el área de servicios del margen izquierdo. Asimismo, se suprimirá la glorieta partida del p.k. 49+100 y se creará una vía de servicio en el margen izquierdo separada asimismo del tronco principal mediante barrera vertical metálica igual a la de la mediana central, que recoge los movimientos generados por la salida dirección sur de Sunbilla, el área de servicios y las viviendas de ambos márgenes dirección Sur, ya que las del margen derecho puede cambiar de sentido en el nuevo enlace de Sunbilla. La carretera contará con un carril para cada sentido, que estarán separados por una mediana de 2 metros con una barrera metálica.

En el acceso sur de Sunbilla se suprimirá la actual glorieta partida y se ejecutará el proyecto de un nuevo enlace, aprobado en 2012 y actualizado ahora a la tipología 2+1 del resto de la N-121-A. Consistirá en la construcción de una rotonda a distinto nivel, en este caso bajo la calzada de la N-121-A, que permitirá la conexión sur con Sunbilla.

OBRAS EJECUTADAS EN FASES

Con el objetivo de reducir las afecciones al tráfico, las obras se efectuarán en fases. Los trabajos comenzarán por el enlace de Oronoz-Mugairi con labores previas que no afectan a la calzada: desbroces, reposición de servicios afectados, como canalizaciones, líneas eléctricas, etc.

La ejecución de obras de drenaje transversal que atraviesan la carretera se hará por medias calzadas y se dará paso alternativo por el carril que quede operativo. En los trabajos que requieran actuar sobre la calzada, y dado que en la mayoría de trazado hay tres carriles, se utilizarán dos de ellos para el paso del tráfico, limitando la velocidad a 60km/h, y el otro para ejecutar la ampliación, ha informado el Gobierno.

LAS VÍAS 2+1

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha aprobado recientemente la primera orden española sobre carreteras 2+1. Esta solución consiste en vías de doble sentido de circulación con tres carriles disponibles, de forma que el carril central se utiliza como adelantamiento en una u otra dirección, a través de intervalos regulares.

Sus principales ventajas, ha añadido el Ejecutivo, son que suprime el 100% de los adelantamientos con circulación en sentido contrario, "lo que reduce significativamente el riesgo de colisión frontolateral, que es la causa más lesiva de la accidentalidad actual de la N-121-A". Además, permite disipar las colas con mayor facilidad, ya que se optimizan las zonas de adelantamiento.

Según el Gobierno, la solución vía 2+1 está muy extendida internacionalmente y ha demostrado su eficacia en cuanto a seguridad vial y funcionalidad. Esta tipología de vía cuenta con una amplia experiencia en muchos países europeos (Suecia, Finlandia, Alemania, Francia, Irlanda, entre otros) y del resto del mundo (EE.UU., Canadá o Australia). Incluso se da el caso de países que están en fase de expansión y mejora de su red viaria, como Polonia, donde han apostado de forma decidida por esta solución.