Crónica resumen.- Miles de personas en el día grande de Sanfermines, con el encierro y la procesión como protagonistas

Actualizado 07/07/2008 20:54:23 CET

PAMPLONA, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Miles de pamploneses se echaron hoy a las calles del centro de la capital navarra para presenciar la procesión en honor a San Fermín y el primero de los ocho encierros en el día grande de las fiestas.

La jornada comenzó a las ocho en punto de la mañana, cuando se abrieron las puertas de los corrales de Santo Domingo y dio inicio el primer encierro de los Sanfermines de 2008, con seis toros de Conde de la Corte.

La carrera fue larga (4 minutos y 20 segundos) y peligrosa, y se saldó con trece heridos, uno de ellos muy grave con una rotura de bazo. No hubo, no obstante, ningún herido por asta de toro.

Los seis toros corrieron en manada desde Santo Domingo hasta Mercaderes, donde el grupo quedó roto. Dos toros realizaron la carrera en solitario y el último de ellos llegó a volverse en varias ocasiones en los tramos de Telefónica y el Callejón, provocando momentos de tensión.

Uno de los momentos complicados del encierro se vivió en la calle Mercaderes, donde dos toros arrollaron a un montón de mozos que se habían situado en la pared derecha de la calle. Los astados no se detuvieron y continuaron la carrera tras sus cuatro hermanos y los cabestros.

Así enfilaron la calle Estafeta, con cuatro toros a la cabeza que permitieron a los mozos protagonizar bonitas carreras. Por detrás, los otros dos astados de Conde de la Corte, que avanzaron en solitario los metros restantes hasta la Plaza. La manada llegó por tanto a Telefónica muy estirada y rota.

El último de los toros protagonizó momentos de tensión en los últimos tramos, al despitarse y volverse en varias ocasiones. Con la ayuda de los mozos y los pastores, el animal fue guiado hacia la Plaza. Embistió en alguna ocasión contra el vallado en la zona del Callejón antes de entrar en la arena.

La ganadería extremeña, que ha sido habitual en los Sanfermines, regresó hoy a la Feria de San Fermín después de nueve años de ausencia. Los seis toros dejaron en el recorrido del encierro un saldo de trece heridos, el más gravae un vecino de Lekunberri J.E.A., de 37 años, que sufrió una rotura de bazo en Santo Domingo.

Los otros heridos tuvieron que ser atendidos en los hospitales públicos de Pamplona como consecuencia de heridas y contusiones de diversa consideración producidas en la carrera con los astados.

Antes del inicio de la carrera se rindió un homenaje, con una jota navarra, al montañero pamplonés Iñaki Ochoa de Olza, fallecido recientemente en la cima del Annapurna, y que habitualmente corría el encierro en el tramo de Santo Domingo.

Al margen de la celebración del encierro, miles de pamploneses presenciaron en las calles la procesión en honor a San Fermín, cuya imagen recorrió el Casco Antiguo de la ciudad durante más de una hora en la que cientos de navarros y foráneos le dedicaron aplausos y vivas en uno de los actos más emotivos de los Sanfermines.

Uno de los 'momenticos' más emotivos de la mañana se produjo en la plaza del Consejo, donde miembros de la Coral de Santiago de la Chantrea dedicaron una jota al Santo en medio de un escrupuloso silencio. Tras ello, la procesión continuó su camino y fue la banda de música 'La Pamplonesa', que acompañó al Santo, la que recibió mayor ovación.

En el Pocico de San Cernin la emoción volvió a surgir cuando los txistularis interpretaron el 'Agur Jaunak', que fue acogido con grandes aplausos por parte del público, mientras unos niños adornaban la imagen con un ramo de rosas. A continuación, el Santo morenico continuó su recorrido por la calle Mayor, donde intervino la tuna de Pamplona y las pamplonesas Gema Zabalza y Elena Leache le dedicaron una jota.

En la Misa Solemne en honor al Patrón, oficiada por primera vez por el nuevo arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Perez, la iglesia de San Lorenzo estuvo abarrotada.

Francisco Pérez afirmó sentirse "emocionado" por la "gran cantidad de niños y familias unidas" que habían presenciado la procesión por las calles de Pamplona.

Además, recordó la figura de San Fermín como la de "un gran evangelizador" y se refirió de forma especial "a los enfermos y a los que más sufren", a los que dijo, "hoy tenemos que acompañar y recordar de forma especial".

Miles de pamploneses, añadió, "han mostrado hoy su alegría y adhesión a San Fermín", un santo que "sufrió la persecución y que es ejemplo de vida para los pamploneses como un auténtico seguidor de Cristo".