Gobierno foral y Lares desarrollarán un plan de mejora de la atención sanitaria en centros residenciales de mayores

El consejero Domínguez, el vicepresidente Laparra y Eduardo Mateo, de Lares
GOBIERNO DE NAVARRA
Publicado 18/01/2019 13:44:29CET

Firman un convenio para garantizar la extensión de los nuevos programas a paciente crónicos o cuidados paliativos

PAMPLONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los departamentos de Salud y Derechos Sociales del Gobierno de Navarra y la Asociación Lares han acordado poner en marcha un plan de mejora de la atención sanitaria a personas mayores en los centros residenciales integrados en la entidad.

Las bases del acuerdo se recogen en el convenio de colaboración suscrito este viernes entre el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, el consejero de Salud, Fernando Domínguez, y Eduardo Mateo, presidente de la citada asociación de Residencias y Servicios de Atención a los Mayores de Navarra.

En concreto, según ha explicado el Ejecutivo foral en una nota, el plan se sustenta en "los principios de equidad y financiación pública universal, sin que quepa aplicar copago a los servicios sanitarios incluidos en la Cartera Básica Común del Sistema Nacional de Salud, y ello con independencia de que la provisión de los servicios sanitarios la realice el personal propio del centro residencial o la preste el personal de los centros de salud".

Se opta por "seguir manteniendo el sistema mixto de provisión de los servicios sanitarios basada en la corresponsabilidad". Por una parte, "los servicios sanitarios serán prestados mediante recursos propios de los centros residenciales, según los ratios de personal y horarios prefijados por el Departamento de Derechos Sociales", y por otra por "la atención coordinada y complementaria prestada por los correspondientes centros de salud de Atención Primaria del Servicio Navarro de Salud".

Se aboga, asimismo, por "los principios de normalización y adaptación". Se trata de "asimilar lo más posible la actividad de los centros residenciales a la vida cotidiana en el entorno familiar" y se pretende "garantizar la extensión normalizada a las personas mayores de los centros residenciales de los nuevos programas de atención a pacientes crónicos, cuidados paliativos o mejora de la capacidad funcional, con las debidas adaptaciones", ha destacado el Gobierno foral.

Así, el objetivo general del plan de mejora es "garantizar el acceso a un modelo de atención integral y colaborativo centrado en la persona.

RESPONSABILIDADES Y COMPROMISOS DE LAS PARTES

Al Departamento de Derechos Sociales le corresponde la responsabilidad de adecuar la regulación por la que se establecen los ratios del personal sanitario propio con el que han de contar los centros residenciales, asegurar su financiación, definir sus objetivos, obligaciones y funciones, así como supervisar el cumplimiento por parte de los centros de los recursos y tiempos asignados a las actividades previstas.

Los centros residenciales asumen, por su parte, la contratación del personal sanitario, conforme a los ratios establecidos por Derechos Sociales, y se comprometen a que dicho personal sanitario asuma las funciones propias de Atención Primaria y garantice que la atención sanitaria prestada a las personas mayores residentes se desarrolle con los mismos protocolos y modelos de atención definidos por el Departamento de Salud.

Asimismo, el personal sanitario deberá cumplimentar la Historia Clínica Electrónica de Atención Primaria, a la que tendrán acceso los centros residenciales previa firma de un convenio específico y de los correspondientes consentimientos informados, en cumplimiento de la normativa sobre protección de datos.

Por su parte, el Departamento de Salud complementa los servicios sanitarios no cubiertos por el personal propio de los centros residenciales, por superar las obligaciones o límites de dedicación horaria establecidos por Derechos Sociales.

Por otro lado, los firmantes acuerdan crear un grupo técnico de Sistemas de Información Sociosanitaria, con el fin de desarrollar nuevos sistemas compartidos de información y evaluación, relativas en concreto a la historia personal, base de datos personales, utilización sistemática de la tarjeta de identificación y desarrollo de indicadores para la evaluación del programa.

Con el fin de garantizar una atención sanitaria continuada y de calidad se han establecido nuevos sistemas de coordinación entre los profesionales sanitarios dependientes de ambas instituciones, que incluyen: reuniones periódicas de los equipos directivos, reuniones de valoración y gestión de casos, sesiones clínicas, actividades docentes conjuntas, entre otras.

Por último, para velar por el cumplimiento de los compromisos adquiridos el convenio prevé la puesta en marcha de la oportuna comisión de seguimiento integrada por dos representantes del SNS, dos de la Agencia Navarra para la Autonomía y el Desarrollo de las Personas, y dos de la Asociación Lares.

Contador