Irache advierte sobre dificultades con la cancelación de viajes

Publicado 23/06/2019 11:17:25CET
Sexta jornada de huelga de vigilantes en los filtros de seguridad del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
Óscar J.Barroso - Europa Press - Archivo

PAMPLONA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha advertido sobre las dificultades que se están encontrando numerosas personas para cancelar sus viajes.

Según ha explicado, el 63% de los ciudadanos organiza sus vacaciones con meses de antelación, "lo que puede permitir un importante ahorro". Sin embargo, la asociación está detectando usuarios que están teniendo problemas en estas contrataciones, fundamentalmente para anular la reserva.

Irache ha señalado en un comunicado que, con la consolidación de internet, han surgido portales web que "rastrean la oferta turística, facilitan la búsqueda del consumidor, optimizan precios y permiten la contratación del paquete vacacional en el momento". Sin embargo, hay ocasiones en las que "se producen incumplimientos o conflictos con el consumidor, que no sabe si tiene que reclamar al hotel o compañía aérea directamente, al portal intermediario o de qué manera hacerlo".

Entre los conflictos más habituales se encuentran los problemas para cancelar los viajes. Así, la asociación ha indicado que muchas personas contrataron vuelos y hoteles hacen meses y pensaban que podían anular la reserva, sin embargo, descubren que no se puede o se les carga "importantes penalizaciones".

En otras ocasiones, "todo indica que se trata de una estafa", ha afirmado Irache que ha explicado que se han dado casos de gente que ha reservado apartamentos en ciudades europeas, adelantaron dinero "y no han vuelto a saber nada de los supuestos propietarios", mientras el portal intermediario "se lava las manos".

En este sentido, la asociación ha aconsejado "asegurarse de la identidad de quien ofrece el servicio y tratar de no pagar -o lo mínimo posible- hasta disfrutar del establecimiento o contar con el billete de vuelo o utilizar formas de pago seguras que ofrezcan garantías".

Otro problema detectado por Irache ha sido el de consumidores que contrataron varios viajes "con la idea de posteriormente decidirse por uno y anular el resto", pero que luego ven que no pueden hacerlo. Ésta es una práctica cada vez más extendida.

La asociación ha explicado que "para anular un vuelo o una habitación de hotel reservados de forma independiente hay que acudir a las condiciones de cancelación, de las que se debe informar, si bien en ocasiones están incluidas en las condiciones generales del hotel o de la compañía aérea". En este sentido, Irache ha señalado que hay empresas que "no ofrecen ninguna posibilidad de cancelación", otras "permiten cancelar pero penalizan al consumidor con parte del precio", mientras que unas terceras ofrecen la cancelación gratuita, generalmente durante un plazo de tiempo.

La asociación de consumidores ha detectado otros problemas como empresas que quieren encarecer el precio pactado ha meses u ocasiones en que el usuario no ha podido pernoctar en el hotel reservado porque "no había manera de acceder al hotel en un tiempo razonable".

En algunos casos, el problema es la necesidad de corregir unos datos erróneos, como el nombre del usuario o el número de DNI al hacer la reserva y que puede ocasionar que no permitan subir al avión. A este respecto, Irache ha señalado que algunas compañías aéreas "cobran por esta corrección importes que pueden superar los cien euros".

Por otro lado, la asociación ha recomendado que, antes de contratar un seguro de viaje, que puede cubrir la cancelación, se "estudie detenidamente".

Por todo ello, Irache ha recomendado, a la hora de contratar viajes, comprobar si hay posibilidad de cancelación en la reserva y si conlleva alguna penalización; cancelar "por escrito y de forma fehaciente" adjuntando el contrato o la publicidad; y estudiar los supuestos antes de contratar un seguro de anulación.

Asimismo, ha resaltado la importancia de que en la reserva sea "lo más detallada y específica posible" y que conste quién es el que ofrece el transporte o alojamiento; no pagar ninguna señal, o la mínima posible, hasta después de disfrutar el alojamiento; y asegurarse de que los datos de la reserva son correctos.