Actualizado 09/03/2009 13:54 CET

Miranda dice que la propuesta del PSN sobre Guenduláin "merece ser analizada" y apunta que defenderán el interés público

PAMPLONA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente segundo y consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Navarra, Álvaro Miranda, afirmó hoy que la propuesta del PSN para recuperar los derechos edificables de Guenduláin "merece la pena ser analizada con pausa, con detenimiento y con profundidad para ver qué implicaciones puede tener".

Miranda señaló, a preguntas de los periodistas al término de una rueda de prensa, que al Ejecutivo no le "ha sorprendido" la propuesta del PSN y explicó que se trata de "un tema complejo, que tiene que tener encaje legal si al final optásemos por esta fórmula".

En cualquier caso, Miranda afirmó que "el Gobierno sólo va actuar en términos de interés público, en defensa primero de los ciudadanos y también en defensa de los puestos de trabajo que puedan estar en compromiso en este momento, porque un número muy importante de empresas constructoras en Navarra está en un proyecto cuya realización económica no es tan inmediata de lo que se pensó cuando se puso en marcha hace tres años".

El consejero de Economía se pronunció en estos términos en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el consejero de Vivienda, Carlos Esparza, y en la que ambos presentaron el proyecto de ley de medidas urgentes en materia de urbanismo y vivienda.

Álvaro Miranda señaló que la propuesta del PSN sobre Guenduláin "estaba encima de las diferentes mesas desde hace un tiempo" y añadió que "es evidente que la situación de la promoción de Guenduláin se puso en marcha en unas condiciones económicas que no tienen nada que ver con la situación actual".

En este sentido, el consejero de Economía recordó que este proyecto "se puso en marcha por la voluntad del Gobierno de Navarra para adquirir un número importante de metros cuadrados con destino a la promoción de VPO en la Comarca de Pamplona, en una operación que se hizo hace más de tres años y que cuajó porque un número muy importante de empresas constructoras de Navarra se unieron, adquirieron la parcela, y la vendieron al Gobierno de Navarra con un compromiso de materializar esa compra con la ejecución de los aprovechamientos urbanísticos que pudiera generar esa parcela en el futuro".

Miranda apuntó que esa operación se puso en marcha en un escenario inmobiliario que "no tiene nada que ver con el actual y estaba plenamente justificada". "En aquel momento el Gobierno también podía haber comprado con dinero esa parcela y no hubiera pasado nada. Si en lugar de haber ido a la fórmula de pagar con aprovechamientos urbanísticos futuros esa parcela hubiera sido pagada con dinero en metálico no hubiera pasado nada y estaríamos en una situación parecida a la actual", dijo.