Actualizado 23/05/2008 17:05 CET

El Parlamento foral aprueba el Plan Navarra 2012

   PAMPLONA, 23 May. (EUROPA PRESS) -

   El pleno del Parlamento de Navarra aprobó este mediodía, con los votos a favor de UPN, PSN y CDN y las abstenciones de Nafarroa Bai e IUN, el Plan Navarra 2012, un plan de dotaciones e infraestructuras públicas que contempla una inversión de 4.500 millones de euros para el periodo 2008-2011.

   Los grupos parlamentarios debatieron durante la mañana en el pleno de la Cámara el Plan Navarra 2012, pactado entre el Gobierno foral y el PSN. NaBai presentó una propuesta de devolución del documento, que fue rechazada, además de 51 enmiendas parciales por valor de 2.000 millones de euros, que tampoco prosperaron. Lo mismo ocurrió con la propuesta de IUN para aumentar el plan en 957,5 millones y sus 43 enmiendas.

   En su intervención, Miranda defendió el plan ante una crisis económica que "no espera" y señaló que Gobierno y PSN entendieron la necesidad de impulsarlo. "No era el momento de disquisiciones sino de decisiones, de ahí la urgencia de preparar, elaborar y aprobar el plan", señaló el consejero, que añadió que la remisión al Parlamento no fue un "puro trámite" sino la puesta en marcha de un mecanismo para que los grupos se sumen.

   Miranda defendió el incremento de inversión pública como una medida eficaz que aporta actividad económica, genera empleo y retorna en buena medida en términos fiscales. "Si está bien planteada, la inversión pública es la palanca de iniciativa privada", agregó, y expuso que el análisis del Ejecutivo fue "compartido" por el PSN a quien agradeció su colaboración.

   El vicepresidente económico del Gobierno destacó la "potencia" y "ambición" del plan. Habló del documento "en cifras": recoge 4.508 millones de euros de inversión, "siendo el mayor esfuerzo de inversión de Navarra en su historia"; lo puso en marcha el 72 por ciento de representación de la Cámara; incluye 90 actuaciones prioritarias en todos los campos; 949 son los millones de euros que se destinarán a otras actividades que se programen, y 2008-2011 será el periodo que "marcará el cambio de ciclo económico".

   Señaló Miranda, además, que el plan tiene el cien por cien de la financiación "garantizada" y con 27 departamentos y sociedades públicas que se encargarán de su ejecución. Según añadió, 1.212 son los millones de euros que se ejecutarán en cooperación Navarra y Estado. "Estas cifras narran la excelencia del plan, un compromiso con el empleo y un ejercicio de responsabilidad que nos corresponde a todos", afirmó.

   LOS GRUPOS

   El portavoz de UPN, Carlos García Adanero, mostró su apoyo al plan porque con él se ponen en marcha iniciativas de carácter estratégico. "El plan evidencia que no se ha estado con brazos cruzados ante la situación económica que vivimos", dijo, para añadir que es un plan "ambicioso" que tiene como objetivo generar el alto volumen de inversión pública. "Se busca ofrecer un marco estable y de confianza a la sociedad navarra", sostuvo.

   El regionalista señaló que las actuaciones afectan a todos los ámbitos de la sociedad. "Se ponen los recursos para seguir creando empleo y riqueza ante la situación económica", dijo, y defendió el alto apoyo político con el que se cuenta el plan. "Difícilmente se puede estar en contra de este plan", apuntó.

   Patxi Zabaleta, de Nafarroa Bai, opinó que el plan "debería ser devuelto" porque no se asienta en un diagnóstico concreto. A su juicio, no ha existido el debate y el Gobierno tiene "mucha prisa" en aprobarlo, prisa por "su vertiente propagandística y porque quieren atar al PSN". "Es un debate estéril y sin sentido", dijo, y recordó que se trata de una "escenificación" porque el presidente del Ejecutivo ya ha cursado una invitación para la presentación del plan el próximo 27 de mayo.

   Para Zabaleta, antes de aprobar el plan se debería haber escuchado a los agentes sociales y económicos. "Teníamos pedidas comparecencias para escuchar lo que tienen que decirnos, pero en vez de actuar así se ha presentado este debate", sostuvo. "Es un plan que merecía otra suerte", opinó el portavoz nacionalista, quien definió un plan de modernización y reequilibrio territorial.

   El portavoz socialista Roberto Jiménez manifestó que con el plan se busca "poner soluciones para proteger a los más débiles, a los susceptibles de perder el empleo". "Es la hora de la grandeza de miras, de buscar la utilidad en las cosas para satisfacer las demandas y necesidades de los ciudadanos", apuntó, para añadir que es preciso "minorar los efectos de la desaceleración y la destrucción de empleo".  

   El representante socialista defendió que se incremente la inversión pública. "Es un buen plan de choque" que trata de "movilizar" los recursos disponibles. Manifestó que les satisface, además, la colaboración con el Gobierno central para "resolver" algunos temas estratégicos para Navarra, como es el TAV. Jiménez señaló que el PSN ya ha cumplido y que el Gobierno ahora tiene que cumplir. "Ahora nos toca fiscalizarles", advirtió.

   José Andrés Burguete, de CDN, defendió la intervención pública frente a otras medidas ultraliberales y añadió que de esta manera "se reducen y mitigan los efectos de la ralentización económica".  A su juicio, se trata de un plan "oportuno", "realista", "cuantificado" y "muy ambicioso", del que destacó además que se aprueba con "inmensa mayoría".

   El parlamentario señaló que el plan "trae causa de una buena gestión económica", que contempla infraestructuras que van a generar empleo y dinero. Tras destacar el amplio respaldo social de este documento, Burguete apuntó que no puede aceptar que "se tache del electoralista".

   El parlamentario de IUN Ion Erro no se mostró de acuerdo con que sea devuelto porque de esta forma está a disposición de los grupos cuando el Gobierno "no tenía voluntad de abrirlo al debate". Indicó que el plan recoge 90 actuaciones ya incluidas en el discurso de investidura el presidente, luego "no hay novedad". Recordó que el PSN entonces se abstuvo, mientras que hoy da una "vuelta de tuerca" y da su voto afirmativo a "la política de inversiones de los próximos cuatros años". "Es la firma de un acuerdo de legislatura", en el que UPN pone las medidas y el PSN los votos, dijo.

   Se preguntó dónde está la participación social en este plan, que, añadió, no ha sido sometido al Consejo Económico y Social y censuró su "tramitación meteórica" en el Parlamento. Como aspecto positivo, Erro destacó que "incrementa la inversión pública" y como negativo, que "se congela la inversión presupuestaria".