SM enseñará a profesores de Navarra cómo trabajar con la metodología Singapur de matemáticas

Publicado 04/03/2019 16:51:00CET

PAMPLONA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

SM, institución de servicios educativos, culturales y formativos, ha organizado para este miércoles, 6 de marzo, de 16 a 19 horas una formación para docentes de matemáticas en el colegio Miravalles-El Redín sobre la metodología Singapur.

El taller 'Atención, ¡conexión! Metodología Singapur Piensa infinito' correrá a cargo de Javier Bernabeu, editor y asesor pedagógico del proyecto 'Piensa infinito' de SM, que explicará cómo llevar al aula esta innovadora metodología para enseñar matemáticas a los alumnos de Educación Primaria.

Se trata de una nueva forma de aprender en la que se prima la reflexión y el pensamiento crítico del alumno frente a la memorización o la repetición de operaciones. Así lo refrenda el doctor Yean Ban Har (Penang, 1968): "La manera de enseñar matemáticas se ha vuelto antinatural para la mente humana. No implica interacción, no implica exploración ni discusión, y eso causa un problema. Esas habilidades de comunicar, colaborar con otros, de pensamiento crítico y creatividad a la hora de resolver problemas, son habilidades que ayudarán a los alumnos en su día a día".

Por este motivo, el eje de la metodología es cambiar el concepto de buenos o malos resultados. "Se puede llegar a la misma solución por distintos caminos, sin repetir ni memorizar una única vía como hacen en las aulas de medio mundo", manifiesta.

Yean Ban Har, referente internacional en la metodología que encabeza los resultados de PISA y TIMSS, es el autor y supervisor de la solución educativa de SM 'Piensa infinito', adaptando esta nueva metodología al currículo de España.

SM apostó hace más de tres años por esta innovadora iniciativa que es ya una realidad en varios centros de España. Supone un cambio profundo en la manera de aprender matemáticas. Todo comienza por el planteamiento de uno o varios problemas que tienen que razonar, debatir y solucionar los propios alumnos. Se huye, por tanto, de la memorización o de la práctica repetitiva de las operaciones.

Para Augusto Ibáñez, director corporativo de educación de SM, "la clave es escuchar activamente al niño e interaccionar con preguntas guía que le ayuden a explicitar su pensamiento y a resolver mentalmente el problema". "Los alumnos se familiarizan con este tipo de preguntas, y todos ellos, independientemente de su habilidad con las matemáticas, desarrollan competencias para expresar su pensamiento de forma cada vez más profunda. Se busca que el alumno hable, escriba y razone matemáticamente, que adquiera estrategias para resolver problemas", añade.

Con este método se pone énfasis en la resolución de problemas y en el aprendizaje cooperativo. Se da mucha importancia al acercamiento vivencial de cada problema y se apoya la reflexión con objetos cotidianos y elementos manipulativos para asegurar la comprensión de los conceptos antes de moverse a lo pictórico y lo simbólico. Además del pensamiento matemático se desarrollan otras competencias, como la comunicación oral y el lenguaje.

Unos trescientos centros de España trabajan con 'Piensa infinito', una solución educativa que supone una transformación en la organización y en el método de aprendizaje. El profesor cambia su rol tradicional para convertirse en un dinamizador de las sesiones de trabajo en las que el protagonismo lo ocupan la experiencia, el diálogo y la práctica activa de los alumnos.

SM ha señalado que se están empezando a experimentar resultados positivos, según manifiestan los profesores, destacando especialmente la mejora de la motivación, la comprensión y la participación en una de las asignaturas que más dificultades suele generar en los alumnos.

Según Luis Solano Nogales, profesor de Educación Primaria del colegio Amor de Dios de Madrid, "el gran beneficio es la comprensión real de las matemáticas, la capacidad de resolución de problemas que adquieren los niños". "Con esto van a aprender a resolver situaciones, no solo problemas matemáticos, sino problemas reales", explica.

Por su parte, para Aurora Martínez Gómez, directora pedagógica de Educación Infantil y Primaria del colegio Agustiniano de Madrid, "es mejor hacer un mismo problema de varias maneras que hacer varios problemas de la misma manera". "El mundo es tan complejo que no podemos enseñar a los niños que sólo hay una manera de hacer las cosas; no solo sirve para las matemáticas, sino para la vida en general", apunta.

Zoraida de Armas, de CEIP San Andrés de Tenerife, asegura que "los niños hacen más fácil la puesta en marcha de la metodología puesto que se sienten más integrados, motivados y partícipes de la dinámica del aula".

Así también lo corrobora Luis Solano Nogales: "Esto es diferente, a los niños les gusta mucho. Los niños no se sienten presionados porque todo lo que dicen vale; y si está mal, no pasa nada, lo cambiamos. Así ellos pierden el miedo, participan más".

Al tratarse un nuevo concepto de trabajo de aula, con otras rutinas y otros ritmos, los centros son conscientes de la necesidad de comunicar y argumentar a las familias los beneficios a medio plazo de 'Piensa infinito'. "Es fundamental explicárselo bien a los padres para que se sientan seguros", apunta Aurora Martínez Gómez. "Sobre todo hay que ser pacientes con los padres de niños mayores. Cuando ven que sus hijos están felices, que cambian su actitud hacia las matemáticas, se sienten más confiados y entusiastas", asegura.

Contador

Para leer más