Crónica Bandas.- El fiscal pide un siglo de prisión para los catorce cabecillas de los 'Latin Kings' en España

Actualizado 05/02/2007 19:05:19 CET
Actualizado 05/02/2007 19:05:19 CET

Crónica Bandas.- El fiscal pide un siglo de prisión para los catorce cabecillas de los 'Latin Kings' en España

- El juicio se iniciará el próximo día 14 en Madrid y sobre los imputados pesan delitos de violencia y de pertenencia a banda ilícita

MADRID, 5 Feb. (OTR/PRESS) -

El próximo 14 de febrero comienza en la Audiencia Provincial de Madrid el juicio contra 14 de los cabecillas de los 'Latin Kings'. De momento, y según el documento de conclusiones previas, el fiscal solicita para todos ellos un total de 100 años y tres meses de prisión. Se les acusa de pertenencia a banda ilícita y de diversos delitos, todos ellos relacionados con la violencia, como coacciones, lesiones o amenazas. Entre los imputados figura el líder y fundador de la banda, Eric Javier, actualmente en prisión, pero que seguía dirigiendo el entramado.

La Guardia Civil había detenido a los imputados hace un año, tras una investigación enmarcada bajo el nombre de 'Operación Pañuelo'. Once de ellos se encuentran actualmente en régimen de prisión provisional. El jefe de la banda, Eric Javier, conocido como 'El Padrino', está en la cárcel por robo, detención ilegal y violación, pero no por ello ha dejado de dirigir la organización. Desde prisión imparte órdenes, tales como efectuar nombramientos, y recibe puntualmente información de las reuniones semanales de la banda.

El escrito de la fiscalía recoge, además, como los aspirantes a 'latin king' deben "sufrir una agresión" o "cometer un delito contra la integridad física de una persona". Junto a 'El Padrino', también figuran como cabecillas de la banda imputados importantes nombre de la organización, como José Fabricio I.L., 'Príncipe', o María T.O., la 'Madrina' y líder de las sección femenina de la organización.

RITUALES DE LA BANDA

Los 'Latin Kings' se caracterizan por una estructura organizativa basada en la jerarquía y un marcado carácter de pertenencia a la banda, como lo demuestran las pruebas de acceso a las que se somete a los candidatos a 'latin'. Además, en el caso de que alguno de los miembros cometa algún acto que pueda ser considerado como 'falta', se ordenan "agresiones tanto a los miembros de las bandas rivales como a los propios miembros de la organización". Las faltas pueden estar relacionadas con infracciones en el acceso a la banda o en un intento de abandonarla.

La banda latina se encuentra distribuida en lo que ellos denominan 'reinos': el Inca, en Madrid, y el Hispano, en Barcelona. Las demarcaciones más pequeñas se llaman 'capítulos'. Si a ellos es difícil acceder, es incluso más complicado abandonarlos. Los que soliciten su retirada deben obtener un permiso de los dirigentes, que generalmente se deniega, o abonar importantes sumas de dinero. Además, se ven sometidos a amenazas y agresiones constantes.