Actualizado 16/05/2007 21:08 CET

Crónica Batasuna (4).- El Supremo prohíbe la inscripción de ASB en el registro de partidos al ser sucesora de Batasuna

- La Sala del 61 acordó por unanimidad estimar las demandas presentadas por la Fiscalía y por la Abogacía del Estado

MADRID, 16 May. (OTR/PRESS) -

El Tribunal Supremo prohibió hoy la inscripción de Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB) en el registro de partidos políticos. Los 16 magistrados que componen a Sala Especial del 61 decidieron por unanimidad estimar las demandas presentadas por la Fiscalía y por la Abogacía del Estado contra la inscripción de esta formación al considerarla continuadora de la ilegalizada Batasuna. Durante la vista, los abogados de ASB criticaron que se impida el nacimiento de esta formación sin conocer cómo va actuar. El auto se hará público la próxima semana.

ASB presentó su solicitud de inscripción en el registro de partidos políticos el pasado 27 de marzo ante el Ministerio del Interior. Desde aquel día esta solicitud estaba paralizada al encontrar el departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba indicios que le hicieron vincular esta formación con Batasuna, y que motivaron que se remitiera la solicitud a la Fiscalía y la Abogacía del Estado para que la examinaran atendiendo a la Ley de Partidos y a la sentencia que en 2003 ilegalizó Batasuna.

Tras el análisis de la formación y de sus promotores, tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado interpusieron el pasado 3 de abril ante el Supremo sendas demandas contra la inscripción de ASB. Estas demandas se fundamentaban en cuatro puntos: ASB utiliza la misma denominación (Batasuna), comparte idéntica estructura organizativa que la formación ilegalizada y sus promotores -dos de tres- forman parte de la Mesa Nacional de Batasuna. La cuarta razón es su proximidad a la violencia, ya que incluso alguno de ellos, como es el caso de Marije Fullaondo, que formalizó la solicitud de inscripción ante Interior, está imputada por integración en ETA.

Ahora el Supremo les da la razón y prohíbe la inscripción de esta formación en el registro al entender que es continuadora y sucesora de Batasuna de cara a las próximas elecciones. Tras la vista celebrada hoy los 16 magistrados -15 jueces y el presidente del Supremo, Francisco José Hernando- tomaron esta decisión por unanimidad, después de escuchar los argumentos de las partes.

LA "HIPERACTIVIDAD" DE BATASUNA

El teniente fiscal del Tribunal Supremo, Juan José Martín Casallo, explicó que la cronología de los hechos permite comprobar el ánimo defraudatorio de Batasuna, caracterizado en este caso por cierta "hiperactividad" a la hora de estar presente en la cita electoral. Así señala que primero se intentó burlar la sentencia de ilegalización con "la creación de un nuevo partido político que es ASB". Al fracasar esta opción, se presentaron las agrupaciones electorales anuladas por el Supremo y el Constitucional la semana pasada por ser continuadoras de Batasuna, las listas de AS. Después se puso en práctica "la utilización parcial de un partido ya constituido", Acción Nacionalista Vasca (ANV) con 133 candidaturas ahora también anuladas.

Por su parte, el representante de la Abogacía del Estado defendió la aplicación de la Ley de Partidos ya que impide la continuación de un partido ilegalizado y recordó que el símbolo de ASB ha aparecido vinculado a Batasuna, incluso en la sentencia del pasado 5 de mayo del Supremo contra las agrupaciones Abertzale Sozialistak (AS).

ASB estaba representada por los letrados Iñigo Iruin y Adolfo Araiz, que utilizaron, aunque sin éxito, mucho más tiempo que la Fiscalía y la Abogacía del Estado. Iruin comenzó solicitando al Supremo que plantee una cuestión de inconstitucionalidad para determinar si Interior puede paralizar la inscripción de un partido en el registro como ha hecho con ASB.

ILEGALIZADA ANTES DE NACER

Además, el representante de ASB tiró de la jurisprudencia del Constitucional que en otra sentencia anterior, la que dictó ratificando la ilegalización de Herritarren Zerrenda (HZ) -una agrupación de electores vasca creada en 2004 para participar en las elecciones al Parlamento Europeo del de junio de 2004- declaró expresamente que no se había proscrito a la izquierda abertzale, por lo que no se puede impedir la inscripción de ASB por motivos de ideología.

Iruin subrayó que ASB es el cauce elegido por la izquierda abertzale para "normalizar su situación legal", con unos estatutos "en los que no se va a encontrar tacha alguna". Así destacó la injusticia que supone ilegalizar a una formación como sucesora de otra incluso antes de nacer, ya que al impedir que ASB se inscriba y desarrolle su actividad no se puede determinar si es continuador o sucesor de la ilegalizada Batasuna.

Por su parte el otro letrado de la formación abertzale destacó el "plus" que suponen los estatutos de ASB respecto a otros partidos de la izquierda abertzale, puesto que apuestan por el ejercicio democrático en ausencia de cualquier tipo de violencia, algo que "no puede caer en saco roto".

OTR Press

Fernando Jáuregui

Cataluña, quince días después

por Fernando Jáuregui

Antonio Pérez Henares

Contumacia y desmemoria

por Antonio Pérez Henares