Crónica China.- La entrega de la medalla del Congreso de EE.UU. al Dalai Lama desata las iras de Pekín

Actualizado 16/10/2007 21:25:53 CET

- "Será una inyección de cardiotónico a actividades secesionistas", dice un representante del Partido Comunista en el Tibet

PEKÍN/WASHINGTON, 16 Oct. (OTR/PRESS) -

La entrega de un galardón podría derivar en una crisis diplomática entre China y EE.UU, después de que la medalla del Congreso norteamericano otorgada al Dalai Lama recibiese duras críticas desde Pekín. "Estamos muy enfadados con esto", subrayó el secretario del Partido Comunista chino en Tíbet, Zhang Qingli. Para otro representante de la formación en la misma región, este reconocimiento "sólo será una inyección de cardiotónico a las actividades secesionistas".

Washington decidió entregar al Dalai Lama la Medalla de Oro del Congreso, galardón recibido anteriormente, entre otros, por el ex presidente del Gobierno español José María Aznar. La visita del líder budista se ha completado con una recepción en la Casa Blanca a cargo del presidente George W. Bush, después de que la Administración estadounidense confirmase la condecoración, pese a las amenazas llegadas desde China.

Como ejemplo de estas advertencias, el máximo representante del Tíbet, Qiangba Puncong, afirmó hoy desde el XVII Congreso del Partido Comunista chino (PCCh) que la medalla "sólo será una inyección de cardiotónico a las actividades secesionistas". Para Puncong, que se ponga fin al exilio del Dalai Lama, iniciado en 1959, dependerá "totalmente de sí mismo".

El también tibetano vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, Ragdi, subrayó la necesidad de que el régimen de Bush "haga más cosas a favor de las relaciones con China", según informó la agencia oficial 'Xinhua'. "Esperamos que los dirigentes estadounidenses se contengan de hacer cualquier cosa negativa para la amistad chino-estadounidense y el pueblo chino, así como de interferir en sus asuntos", advirtió.

Más directo fue el secretario del PCCh en Tíbet, Zhang Qingli, quien tachó de "brutal" la interferencia de EE.UU. en los asuntos de Pekín. "Expresamos nuestra firme oposición y serias objeciones. Estamos muy enfadados con esto", indicó Qingli.

ESPERANZA PARA EL TÍBET

Curiosamente, tanto la versión china como la del líder budista coinciden en esencia. Y es que también fuentes del Dalai Lama confirmaron que este reconocimiento dará esperanzas al Tíbet. "No tengo duda de que esto dará un coraje y una esperanza tremendos para los tibetanos", subrayó el enviado especial del Dalai Lama, Lodi Gyari. En este sentido, la visita "envía un poderoso mensaje a China de que el Dalai Lama no va a huir".

Las autoridades chinas presionaron hasta el último momento para impedir que el líder budista recibiese la medalla del Congreso. La Embajada de China en Washington instó a EE.UU. a "corregir su error" y retirar el reconocimiento, mientras que desde Pekín el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Liu Jianchao, consideró que el galardón "dañará seriamente" las relaciones bilaterales. Desde la Casa Blanca, el portavoz Tony Fratto se limitó a asegurar que entendía las "preocupaciones" expresadas por los dirigentes comunistas.

El representante tibetano Zhang Qingli llegó a decir el martes que "si el Dalai Lama puede recibir este galardón es que no hay justicia o buena gente en el mundo", según declaraciones aparecidas en el diario 'Herald Tribune' recogidas por OTR/Press. "Estamos furiosos", expresó de forma clara.