Crónica EE.UU.(2).- El gobernador de Nueva York dimite tras el escándalo sexual: "Siempre sentiré remordimientos"

Actualizado 12/03/2008 20:49:03 CET

- Reitera disculpas por sus "defectos privados", tras ser pillado contratando los servicios de prostitutas de lujo

NUEVA YORK, 12 Mar. (OTR/PRESS) -

El gobernador de Nueva York, el demócrata Eliot Spitzer, confirmó hoy su anticipada y pedida dimisión, después de que saliese a la luz que contrataba el servicio de una red de prostitución de lujo. Su renuncia se hará efectiva el lunes y suponen la consecuencia de lo que Spitzer denominó "defectos privados" y por los que volvió a pedir perdón. "Los remordimientos que siento siempre estarán conmigo", afirmó en una esperada comparecencia en la que agradeció especialmente el apoyo de su familia en estos difíciles momentos.

"Dimito del cargo de gobernador de Nueva York". Esta frase resume una breve comparecencia y que puso fin a dos jornadas de especulaciones en las que incluso los republicanos del estado amenazaron con forzar la destitución de Spitzer. En esta aparición pública, señaló que ya ha comenzado "a compensar" sus "defectos privados" a su familia. "Los remordimientos que siento estarán siempre conmigo", explicó, agradeciendo a su círculo más cercano su "amor y compasión" y retirando su "profundo arrepentimiento" por no haber "estado a la altura" de lo que los electores esperaban de él.

"Durante el transcurso de mi vida política he insistido, correctamente, creo, de que la gente sea responsable de su conducta. No puedo y no pediré menos para mí mismo", agregó. Su renuncia se hará efectiva el lunes, aunque no descarta regresar como político porque, a su juicio, "la gloria de los seres humanos no consiste en no caerse nunca, sino en levantarse cada vez que se cae". No obstante, de momento, apostó por dedicarse a sus tres hijos y su mujer, junto a quien volvió a aparecer hoy en la comparecencia, mientras el vice gobernador David Paterson recoge el testigo al mando del Estado.

EL CLIENTE NUEVE

El 'cliente nueve', como se conocía a Spitzer en la red de lujo de prostitución de lujo 'Emperors Club VIP', no sobrevivió a la campaña de acoso y derribo de la prensa y la oposición política. El fiscal federal Michael García aclaró que la retirada del gobernador no se acordó con las autoridades a cambio de ninguna contraprestación en las investigaciones, que de momento no han derivado en acusaciones para Spitzer.

El escándalo fue destapado por el rotativo 'The New York Times' y originó una oleada de informaciones confidenciales que terminaron por revelar que todo comenzó con un investigación por corrupción. El FBI sospechaba que los altos movimientos de dinero de una cuenta bancaria a otra se debían a blanqueo de capitales, pero finalmente terminó siendo simplemente el pago de los servicios de prostitución, valorados en alrededor de 5.000 dólares por hora.