29 de marzo de 2020
 
Actualizado 08/09/2008 21:59:01 CET

Crónica Empresas.- ((Actualiza la anterior con declaraciones del presidente de Futura))

Futura presenta suspensión de pagos y se expone a perder su licencia de Aviación Civil - Fomento le exige informes sobre su situación financiera y el cumplimiento de sus obligaciones con los pasajeros

MADRID, 8 Sep. (OTR/PRESS) -

La aerolínea Futura acaba de presentar el concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) ante el Juzgado de lo Mercantil nº1 de Palma de Mallorca, que deberá decidir si admite a trámite dicha petición. Dicha situación se debe a la crisis que atraviesa la compañía aérea derivada de las importante subida del precio del petroleo en los últimos meses, entre otras causas. La compañía retomará hoy su actividad aérea que ha estado suspendida durante las ultimas horas para iniciar el proceso concursal e informar a los trabajadores. En todo caso, prevé eliminar 600 empleos y reducir su flota a la mitad para hacer frente a la deuda. Fomento exige a Futura garantías para la seguridad de sus operaciones y el cumplimiento de sus obligaciones con los pasajeros.

El Ministerio de Fomento, del que depende Aviación Civil, ha aclarado que "en ningún momento se ha retirado la licencia" de vuelo a la compañía chárter Futura, como se ha estado informado esta mañana, sino que Futura ha dejado de operar de forma "unilateral" durante varias horas para informar a sus trabajadores e iniciar el concurso de acreedores, antes conocido como suspensión de pagos.

Fomento ha explicado que la aerolínea comunicó formalmente a la Dirección General de Aviación Civil, en una carta enviada por fax a las 19.16 horas de ayer domingo su decisión de presentar hoy lunes el concurso de acreedores. En dicha carta también informaba sobre su decisión de suspender provisionalmente operaciones durante 24 horas "con el objetivo de exponer al personal de la compañía los efectos de la presentación de dicho concurso". Y que, transcurridas esas 24 horas, su intención era reanudar sus operaciones.

Como respuesta a dicha comunicación, el Ministerio de Fomento envió a las 1.11 horas de la madrugada una resolución en la que se requiere ala compañía para que en el plazo de cinco días hábiles aporte información precisa sobre la situación financiera actual, un plan de reorganización financiera y un plan de garantía de la seguridad de las operaciones.

A la vista de esta información, Aviación Civil decidirá si procede o no, suspender o revocar la licencia de explotación de Futura. Dicha decisión, si finalmente se llevara a cabo, se aplicaría con el objetivo de velar por la seguridad con que opera sus vuelos esta compañía. Además se ha iniciado un expediente informativo a dicha compañía para comprobar el cumplimiento de sus obligaciones con los pasajeros.

Por tanto, mientras dure este procedimiento e independientemente de cual sea el sentido que Aviación Civil le de a su resolución la compañía aérea, Futura sigue teniendo en vigor su licencia de explotación.

PLAN DE NEGOCIO Y CONCURSO DE ACREEDORES

La decisión de Futura de iniciar el concurso de acreedores llega después de que el 28 de agosto presentara un plan de viabilidad a los representantes de los trabajadores que estos rechazaron porque "incluía recortes salariales" para sus trabajadores con los que paliar sus problemas financieros.

En una reunión esta mañana entre dirección de la aerolínea y representantes delos trabajadores, el presidente de la compañía Román Pané, anunció que se eliminarán 600 puestos de trabajo, de los 1.211 existentes en la actualidad, y reducirá su flota de aviones a la mitad, de forma que pasará de 22 a 12 ó 13 en verano, mientras que mantendrá 5 en invierno. En rueda de prensa, Pané explicó que la compañía "no es capaz de afrontar su deuda corriente", debido a los "problemas de la demanda y al incremento del precio del petróleo". Pané aseguró además que los 8.000 pasajeros de vuelos cancelados en las últimas horas por la paralización de actividades pudieron se rrecolocados en otras líneas. Según Manuel Pedro López, delegado sindical del Sepla en la empresa, los trabajadores "sabían que había dificultades" pero nunca, se podían imaginar que se llegara a este extremo. López ha explicado que hace unos días rechazaron el plan de viabilidad que la empresa puso sobre la mesa porque era "inaceptable", ya que suponía que los empleados dejaran de cobrar el 60% de su sueldo durante seis meses.