Crónica ETA.- Absuelto por falta de pruebas un etarra implicado en el asesinato del juez Lindón

Actualizado 04/06/2008 22:13:33 CET
Actualizado 04/06/2008 22:13:33 CET

Crónica ETA.- Absuelto por falta de pruebas un etarra implicado en el asesinato del juez Lindón

- Urtzi Murueta ya está en libertad tras eludir una pena de 30 años por proporcionar información a los autores del atentado

MADRID, 4 Jun. (OTR/PRESS) -

La Audiencia Nacional absolvió por falta de pruebas al etarra Urtzi Murueta Gondra, juzgado en febrero pasado por el atentado que en noviembre de 2001 costó la vida al juez de la Audiencia Provincial de Vizcaya José María Lidón. La Fiscalía pedía para él una pena de 30 años de cárcel como colaborador necesario por proporcionar datos a ETA sobre el magistrado. Según informó la asociación de apoyo a los presos etarras Askatasuna, Murueta ya está en libertad tras abandonar ayer la prisión de Fontcalent (Alicante) después de que Sección Tercera de la Sala de lo Penal le comunicara su absolución.

Según expuso la Fiscalía durante el juicio, Murueta realizó un informe completo sobre la víctima que luego entregó a ETA para que la banda procediera a atentar contra el juez Lindón. Unos hechos por los que pedía, además de los 30 años de cárcel, el pago de una indemnización de un millón de euros para los herederos del fallecido.

El ministerio público también señaló que Orkaitz Gallastegui Sodupe, condenado a 26 años de cárcel por estos hechos, reconoció ante la policía y el juez haber elaborado la información sobre el magistrado por orden de Gondra, quien le acompañó en la primera vigilancia que realizaron.

Pero, como suele ser habitual en estos casos, durante el juicio Gallastegui se negó a inculpar a Murueta en estos hechos alegando que las declaraciones que realizó ante la policía y el juez fueron realizadas bajo torturas, intentando así dejar en entredicho la principal prueba de la acusación. En este sentido, el abogado defensor de Murueta solicitó su libre absolución amparándose en que "no pueden ser valoradas las declaraciones pre-sumariales".

En el juicio también declararon varios mandos de la Policía y de la Ertzaintza que corroboraron la versión ofrecida por la Fiscalía. Además, uno de los peritos policiales certificó la pertenencia a ETA del acusado a través de una carta incautada a la banda por la policía francesa. En esta misiva, un miembro terrorista recién ingresado en la organización comunicaba a sus superiores que Murueta ya le había "encargado información de matrículas de varios coches de policía". En la vista también declararon la viuda del juez Lindón y su hijo, que estuvieron presentes en el momento del atentado, perpetrado en el garaje de su casa. LE EXPLOTÓ UNA BOMBA

Murueta fue detenido en la localidad francesa de Limoges en noviembre de 2002 donde tuvo que ser hospitalizado después de que le explotara un artefacto que estaba manipulando. En el hospital, al que llegó armado con una pistola, fue sometido a una operación en una mano y una pierna.

En aquellos moentos el etarra estaba en libertad bajo fianza tras ser procesado como autor de varios actos de kale borroka. La Justicia francesa le condenó en 2004 a seis años de prisión por asociación de malechores y en septiembre del año pasado las autoridades galas le entregaron a España para que fuera juzgado por su participación en el asesinato del juez Lindón.

OTR Press

Antonio Casado

Torra, "torrat"

por Antonio Casado

Fermín Bocos

Un peligro público

por Fermín Bocos