Crónica Galicia.- El Estatuto de Galicia queda aplazado hasta después de las elecciones de mayo

Actualizado 17/01/2007 22:05:41 CET
Actualizado 17/01/2007 22:05:41 CET

Crónica Galicia.- El Estatuto de Galicia queda aplazado hasta después de las elecciones de mayo

- Los líderes de los tres partidos no logran desatascar las diferencias en torno a identidad, lengua y financiación

SANTIAGO DE COMPOSTELA/MADRID, 17 Ene. (OTR/PRESS) -

Los gallegos tendrán que esperar un poco más para ver sus periódicos provinciales repletos de información sobre el debate en torno a su nuevo Estatuto en el Parlamento autonómico. Los líderes de los tres partidos gallegos (PSOE, PP y BNG) acordaron hoy aplazar cualquier discusión sobre el mismo hasta después de las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2007, después de una reunión de más de seis horas con la que no lograron desbloquear los principales temas en los que divergen las opiniones.

La definición identitaria de Galicia, el estatus jurídico de la lengua gallega y la financiación autonómica eran los tres puntos sobre los que existían más divergencias. No obstante, tampoco había acuerdo sobre el listón de diputados necesario para reformar la Lei de Eleccións ao Parlamento de Galicia; el catálogo de competencias exclusivas de Galicia, como la atribución sobre las aguas territoriales hasta doce millas mar adentro que pide el BNG, entre otros puntos de menor envergadura.

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, aseguró hoy que la propuesta que presentó a los otros dos líderes políticos gallegos para lograr un acuerdo en el Estatuto "garantizaba los mínimos exigibles" para que Galicia "no pierda el estatus" que actualmente ocupa en el Estado y asumió que parte del fracaso se debió a la "influencia" del clima político de "confrontación" que se vive en España. A su juicio, la Comunidad "ha perdido una oportunidad histórica".

A pesar de los "avances significativos" que permitió esta cita a tres bandas, no fue posible consensuar un texto de "encuentro", incluso pese a que la propuesta que él presentó "en ningún caso definía a Galicia como nación", sino que recogía la actual formulación de 'nacionalidad histórica'. Por contra, juzgó que la formulación elevada por el líder del PP "claramente hace perder posiciones" a Galicia en el concierto del Estado de las Autonomías, "no sólo frente a Cataluña, sino frente a Andalucía", que recogió en su reforma que la comunidad es una 'realidad nacional'.

En esta línea, aseguró que en otra de las cuestiones que impedía el acuerdo, la lengua, las diferencias fueron sólo "de matices", mientras que en financiación, la reunión permitió "importantes avances, aunque no suficientes". No obstante, rechazó atribuir responsabilidades, puesto que, si los tres partidos son "conscientes de la necesidad de la reforma, deben saber que si agudizan las críticas y buscan más la diferencias que lo que los une, será más difícil encontrar un escenario para la reforma".

"NO PUDO SER"

Por su parte, el vicepresidente de la Xunta y portavoz nacional del BNG, Anxo Quintana, resumió el encuentro con un "lo intentamos pero no pudo ser", al tiempo que consideró que "se ha perdido una oportunidad inmejorable" para abordar el proceso de reforma. Acerca de las negociaciones, Quintana señaló que, aunque no se aceptó su propuesta de definición identitaria manteniendo el término nación en las dos opciones que dió, ni su iniciativa para que gallego y español tengan "plena igualdad de estatus jurídico", él sí se mostró abierto a las propuestas de Touriño.

"Sus propuestas eran muy matizables, pero yo las acepté", aseguró, criticando al mismo tiempo la negativa del PP de aceptar tanto las propuestas del BNG como las expuestas por el presidente de la Xunta. Sin embargo, Quintana no dejó toda la culpa para los líderes políticos gallegos y aseguró que el fracaso de las negociaciones hay que enmarcarlo en la "coyuntura política" que se vive en Madrid, en alusión a la crispación generada entre los grandes partidos nacionales en materia antiterrorista.

IDENTIDAD DESDE LA EDAD MEDIA

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijoo, reveló que su propuesta para la definición de Galicia incluía en el Preámbulo del Estatuto la identidad propia de Galicia desde la Edad Media como región histórica del mundo Occidental. Además, también propuso incluir en el Preámbulo una referencia al papel clave que desempeñaron los diferentes movimientos nacionalistas en la construcción de la Galicia moderna, referencia que no figura en el texto actual.

En el Preámbulo también se recogería el sentimiento nacional de Galicia y lo que es, a su juicio, más importante, el PP gallego estaba dispuesto a que no figurase como requisito una referencia a la indisoluble unidad de la nación española, como ocurre en el Estatuto andaluz. "Intentábamos compaginar el galleguismo y el nacionalismo dentro de la Constitución, que por primera vez se acepte el sentimiento nacional de Galicia y que esto no condicione la unidad de la nación española, creo que supone la propuesta más ambiciosa que se ha hecho en ninguna Comunidad Autónoma, salvo en Cataluña", explicó.

OTR Press

Carmen Tomás

El miedo cambia de bando

por Carmen Tomás

Victoria Lafora

Juan Marín 'dixit'

por Victoria Lafora

Antonio Casado

Orfandad representativa

por Antonio Casado