Actualizado 28/06/2007 20:58 CET

Crónica Líbano(3).- El jefe de la Brigada que revelará a las tropas en el Líbano recomienda "extremar precauciones"

- Un anticipo de 700 militares de la Brilat, despedidos hoy, iniciará la próxima semana un relevo que trasladará en total a 1.100 soldados

PONTEVEDRA, 28 Jun. (OTR/PRESS) -

"Extremar las medidas de seguridad y protección" y "no bajar la guardia". Son dos de las recomendaciones vertidas por el jefe de la Brigada Ligera Aerotransportable (Brilat), el general José María Prieto, a los 700 militares despedidos hoy en la Base 'General Morillo' en Figueirido (Pontevedra). Forman parte del contingente de 1.100 militares que revelarán en la primera quincena de julio a las tropas desplazadas en el Líbano.

La parada militar, acto solemne con el que se despidió a los efectivos, supone el anticipo del desplazamiento, que se producirá previsiblemente entre el 5 y el 15 de julio. La estancia allí durará unos cuatro meses. Con esta celebración, las autoridades militares y civiles dieron su simbólica despedida a 250 militares de la base pontevedresa y otros 450 procedentes de instalaciones en Asturias.

El jefe de la Brilat, el general José María Prieto, instó a los militares durante su ponencia a extremar las precauciones para "evitar un accidente del que después haya que lamentarse". "Una buena actitud moral, unida a una buena preparación física, nos ayudará a que nuestra conducta esté acorde con lo que de nosotros se espera en el cumplimiento de la misión", añadió Prieto.

El general insistió también a los presentes en la necesidad de "respetar la legalidad internacional, los derechos humanos y el mandato de Naciones Unidas". Aprovechó el acto para recordar a los seis militares fallecidos el pasado domingo en un ataque, procurando tranquilizar a las familias de los futuros desplazados y mostrando su pesar a las de los soldados muertos.

"NO ESTÁN LIBRES DE QUE LES TOQUE"

Los soldados que partirán en julio servirán de relevo a los allí desplazados en el marco de la Brigada Multinacional Este de Unifil, fuerza de la ONU en la zona. Los familiares de los militares despedidos hoy en Pontevedra no ocultaron la preocupación por el riesgo que puedan correr sus parientes, ya que "seguridad total no se tiene". "No están libres de que les toque", reconoció uno de estos familiares.

De los 1.100 militares que se desplazarán en las próximas semanas, sólo un 7% son mujeres y un 2% extranjeros. Entre los últimos seis fallecidos en el Líbano, cabe destacar que tres eran de origen colombiano.

La parada militar estuvo presidida por el jefe de las Fuerzas Ligeras, el general de División Virgilio Sañudo Alonso de Celis, y contó con representantes de todas las Unidades de la Brilat. Además, al acto concurrieron también autoridades civiles, como el subdelegado del Gobierno en Pontevedra o el presidente de la Diputación provincial.

El general José María Prieto destacó durante su intervención la importancia de la confianza como "fórmula de vida" en el Líbano, puesto que hará que "el trabajo sea más fácil y que se reparta el esfuerzo sin que mengüe el rendimiento". El jefe de la Brilat trasladó el "abrazo más fuerte" a las familias, que vivirán duros momentos en ausencia de los militares. "Quedamos la Familia Militar, que estamos para apoyaros", afirmó.