Actualizado 10/11/2007 19:56 CET

Crónica Marruecos.- Zapatero descarta abrir un debate con Rabat sobre Ceuta y Melilla

- El primer ministro marroquí avisa que la "ocupación" afecta a "la paz en la región" y a los "lazos de amistad" árabes con España

SANGIAGO DE CHILE/RABAT

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que, a pesar de la crisis diplomática desatada tras la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla, no está previsto introducir "nuevos temas" en el dialogo con Marruecos. Lo que significa, ni más ni menos, que, pese al malestar y las reiteradas peticiones de Rabat, el Gobierno español no va a abrir un debate sobre la situación de las dos ciudades autónomas. La negativa de Zapatero llega después de que ayer por la noche el primer ministro marroquí, Abbas el Fassi, avisara que ocupación" de las ciudades de Ceuta y Melilla "afecta a la paz en la región" de Gibraltar y el Mediterráneo, así como a los "lazos de amistad tradicionales" de España con los países árabes.

Preguntado por la visita de Don Juan Carlos y Doña Sofía a Ceuta y Melilla a principios de semana y sobre si está dispuesto a abrir un diálogo sobre las dos ciudades como pide Rabat, Zapatero se limitó a señalar que no está previsto introducir "temas nuevos" en la agenda de diálogo con el vecino africano.

desde Santiago de Chile, donde participa en la XVII Cumbre Iberoamericana, Zapatero señaló que que el viaje de los Reyes pretendía por un lado "dar respuesta a una demanda, a una necesidad" de los ciudadanos de Ceuta y Melilla que llevaban esperando la visita de los monarcas desde hace mucho tiempo y por otro al interés del propio Rey Juan Carlos de viajar por primera vez como jefe de Estado a las dos ciudades.

El presidente del Gobierno defendió que la mejor manera de contribuir a que "cuanto antes" se vuelva a la relación bilateral "de plena confianza y trabajo común en todos los ámbitos" anterior a la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla, es que todos contribuyan "a través de la responsabilidad y la sensibilidad".

Aseguró que las reacciones de Marruecos a la visita "no representan ninguna barrera para continuar con esa gran amistad y trabajo conjunto" y destacó la "colaboración" del reino alauí en temas de "enorme importancia" para España, como la inmigración ilegal, la "lucha contra el terrorismo internacional radical islamista", y en la visión del Magreb y su relación con España. Insistió en que a España y Marruecos les une "una gran amistad", además de "fuertes vínculos culturales y económicos" e "intereses compartidos" y confió en que la postura de Rabat va a ser "recíproca" en este sentido.

QUE "VUELVAN A LA MADRE PATRIA"

Pero en Rabat lo que quieren es que Ceuta y Melilla "vuelvan a la madre patria". Así lo proclamó ayer el primer ministro marroquí en una entrevista en la televisión alauí recogida por la agencia de noticias MAP. "Todos los países del mundo han obtenido su independencia, a excepción de Palestina, de Jerusalén y de Ceuta y Melilla", denunció El Fassi lamentó la negativa de España a "la propuesta marroquí de crear un grupo de reflexión para encontrar una solución razonable a este desacuerdo".

Un desacuerdo que, advirtió, "afecta a la paz en la región" de Gibraltar y el Mediterráneo, así como a los "lazos de amistad tradicionales" de España con los países árabes ya que "los partidos políticos, la sociedad civil y el pueblo marroquí tendrán presente la cuestión de la recuperación de Ceuta y Melilla".