Actualizado 30/05/2007 22:00 CET

Crónica Salud(2).- Sólo el 7,5% de los niños españoles toma un desayuno completo y equilibrado antes de ir al colegio

- Se inicia en 67 colegios de toda España una campaña educativa para promover la importancia del desayuno

MADRID, 30 May. (OTR/PRESS) -

"Desayuna y aprueba... prueba a desayunar". Este es el lema de la campaña que se inicia en estos días y que durará hasta el final del presente curso escolar para promover el hábito del desayuno entre los escolares españoles. Y es que en España sólo un 7,5% de los niños toma un desayuno equilibrado, variado y suficiente compuesto por lácteos, hidratos de carbono, fruta o zumo y un aporte de grasa. El problema principal de asistir al colegio sin haber desayunado reside en que los niños no mantienen un adecuado rendimiento físico e intelectual durante las 8 horas que dura su jornada.

Existen numerosos estudios científicos que demuestran la gran importancia del desayuno para mantener una alimentación sana y equilibrada. Por este motivo se pone en marcha esta campaña que abarcará a más de 55.000 niños de entre 3 y 12 años y a 1.775 profesores. El programa, patrocinado por la firma Unilever, pretende educar a padres e hijos sobre la forma correcta de desayunar profundizando en los hábitos alimenticios matinales de los escolares para saber en qué aspectos concretos de la nutrición deben estar campañas hacer un mayor esfuerzo.

Para conseguir los objetivos marcados, se han elaborado diferentes materiales didácticos para enseñar a padres, profesores y alumnos cómo hay que realizar la primera comida del día, además de ofrecer ideas para tomar un desayuno variado, entretenido y nutritivo. Para conseguir que a los niños les parezca apetecible desayunar, se levan a casa un libro formado por doce "divermenús" de alrededor de 500 Kcal cada uno, con las mejores ideas para preparar un desayuno. Asimismo, para conocer si los alumnos desayunan o no y en general, si se alimentan bien, se entregan distintos cuestionarios dirigidos a los alumnos según sus edades, y también a los profesores.

MOTIVOS POR LOS QUE NO QUIEREN DESAYUNAR

En esta campaña se analizan también los motivos por los que los niños no quieren desayunar o desayunan algo inapropiado. En primer lugar, en muchos casos este hábito se da por la falta de apetito. También influyen factores como el sueño, la rutina o el aburrimiento y por ello se han elaborado también materiales con consejos para superar estas barreras. Según Marta Rufo, pedagoga y profesora de Educación Infantil, es "fundamental" que los niños desayunen en casa o en el colegio.

La teoría de la pedagoga es que si un niño se levanta a las 7 de la mañana y no desayuna, hasta que come a las 12 o 13 horas, pasa muchas horas "con un desgaste importante de energía". Ana Rufo señala que "Educación Infantil es una etapa preventiva en la que debemos hacer hincapié padres y educadores, en aspectos tan importantes como los hábitos alimenticios con el fin de anticiparnos a conductas inadecuadas a lo largo del desarrollo evolutivo del niño".

Está claro que omitir el desayuno en edades infantiles interfiere en la función cognitiva del alumno. Este hábito puede empeorar el rendimiento escolar del niño. Es más, está demostrado por diversos estudios científicos que el ayuno afecta física, laboral e intelectualmente a los adultos, así que el problema, que es atajable en edades tempranas, se puede convertir en un verdadero problema para una adulto en su jornada laboral.

PELIGRA EL PROGRESO ESCOLAR DEL NIÑO

Si el ayuno se produce con demasiada frecuencia los cambios metabólicos podrían pasar a ser frecuentes, lo que provocaría unos efectos acumulativos adversos en el organismo que pondrían en peligro el progreso escolar del niño. Estos cambios metabólicos se producen porque lo normal es que en un periodo de 24 horas el espacio de tiempo en el que los niños carecen de un suplemento externo de energía y nutrientes se sitúa entre la cena y el desayuno de la mañana siguiente. Sin embargo, en cuanto este periodo se prolonga por ayunar en el desayuno se inicia un descenso gradual de los niveles de insulina y glucosa que puede originar fatiga así como falta de atención memoria.

"Podemos afirmar que la omisión del desayuno puede afectar a los niños en su actividad diaria, mientras que la ingesta de un desayuno con contenido calórico y nutricional adecuado desemboca en u mejor rendimiento escolar en los estudiantes" comenta la profesora Requejo, Catedrática de Nutrición.

Lo cierto es que la campaña pretende erradicar este hábito que cada vez está más implantado en nuestra sociedad por la evidente falta de tiempo de algunas familias que no obligan al niño a tomar el desayuno. Por ello, esta campaña se desarrolla hasta finales de junio ya que se busca que los padres habitúen a sus hijos a desayunar durante el período vacacional, una época en la que los padres están continuamente con los niños.