Actualizado 19/11/2007 19:55 CET

Crónica Sanidad.- La vacuna contra el tabaco estará disponible en tres años por algo más de 800 euros

- En cinco años también habrá una vacuna contra la cocaína, aunque ambas deberán acompañarse de tratamientos farmacológicos

VALENCIA, 19 Nov. (OTR/PRESS) -

La vacuna contra la nicotina estará disponible en tres o cuatro años. Así lo comentó hoy el director de la División de Farmacoterapias del Instituto sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos (NIDA), Iván Montoya, que conllevará un coste superior a los 1.200 dólares (818 euros). Además, en unos cinco años podrá estar disponible la vacuna contra la cocaína aunque en ambos casos acabar con la adicción no será cuestión de vacunarse, sino que serán necesarios un tratamiento farmacológico y otro psicológico como tratamiento completo. Así, la vacuna, que serían unas cuatro dosis de entre 200 y 300 euros cada una, prevé ayudar a los más de 70 millones de personas afectadas en todo el mundo.

No existen milagros para acabar con el tabaquismo, y la vacuna contra la nicotina tampoco lo será, aunque sí conseguirá frenar la adicción acompañada de los tratamientos farmacológicos y psicológicos precisos. Por ello, el conjunto del tratamiento sí constituye una fórmula "ideal" para dejar de fumar, según señaló Montoya en el marco del I Curso de Formación Internacional de Profesionales en drogodependencias de la OMS que se celebra en Valencia hasta el próximo viernes.

De esta forma, en tres o cuatro años aquellos fumadores que deseen abandonar su hábito tendrán a su disposición un método más de hacerlo. Aunque además de la fuerza de voluntad, necesitarán más de 800 euros a distribuir en cuatro dosis de entre 200 y 300 euros. Según los primeros estudios, realizados sobre 302 pacientes, la vacuna no tiene efectos secundarios y conlleva un 20% de éxito, por lo que deberá estar acompañada de otros tratamientos. Sin embargo, en breve se efectuará un nuevo estudio con una muestra mayor para detectar la eficacia real.

De esta forma, se pretende ayudar a los más de 70 millones de personas en el mundo afectadas por problemas relacionados con las drogas o el alcohol. De ellas, cinco millones consumen drogas ilegales y a consecuencia de ello, sufren problemas de salud como muertes por sobredosis, sida o cánceres provocados por el consumo de alcohol. Ésta es la sustancia psicoactiva más consumida, seguida del tabaco y el cannabis, mientras aumenta de forma "prominente" el de la cocaína, sustancia que en unos cinco años también tendrá vacuna.

"POR SÍ SOLA NO ES UN TRATAMIENTO"

Montoya explicó que la adicción a las drogas se debe a unas moléculas de pequeño tamaño que cruzan fácilmente la barrera entre la sangre y el líquido cefalorraquídeo. Por ello, las sustancias llegan rápidamente al cerebro y es entonces cuando comienza la adicción. En este sentido, la vacuna reacciona produciendo una molécula muy grande que impide cruzar esta barrera, de forma que la sustancia permanece en la sangre sin llegar al cerebro. Así, "los mecanismos cerebrales de la adicción no se disparan porque no se consiguen los efectos que estas sustancias producen en las personas" y estas pierden el interés en las drogas.

Por consiguiente, la vacuna se orienta tanto a la drogadicción como a la prevención del desarrollo de la misma y sus recaídas. La forma de administrarse sería llevar a cabo un tratamiento farmacológico y psicológico primero, para luego vacunarse en unas cuatro dosis de 300 a 400 dólares cada una (200 a 300 euros).