Actualizado 20/08/2007 20:05 CET

Crónica Topillos.- Los cazadores estudian demandar a la Junta por uso indiscriminado del veneno para topillos

- Aseguran que su mala gestión es la causante de la muerte de distintas especies cinegéticas

VALLADOLID, 20 Ago. (OTR/PRESS) -

La Federación de Caza de Castilla y León está estudiando interponer una denuncia contra la Consejería de Agricultura de la Junta por usar, de forma "indiscriminada", el veneno utilizado para acabar con la plaga de topillos que asola amplias zonas de la comunidad. Según la federación de caza, esta mala gestión en la lucha contra los topillos ha provocado ya la muerte de ejemplares de especies cinegéticas.

El presidente de la federación, Luis Ciria, confirmó que piensan reunirse con las consejerías de Medio Ambiente y Agricultura, para abordar la grave situación planteada por la plaga de topillos y la repercusión del uso de la clorofacinona para las especies cinegéticas. Por ello, la federación no descarta la posibilidad de llevar a los tribunales a la Junta en el caso de que, en los próximos días, comiencen a aparecer distintas especies muertas en los cotos de la comunidad.

"Más en concreto se podría denunciar a la Consejería de Agricultura, que es la responsable de este desaguisado, pues es la que está distribuyendo el veneno, a pesar de que ya hace meses que, con la aparición de distintas especies muertas, se advirtió la gravedad del uso de estos productos de forma indiscriminada", declaró Ciria.

En este sentido, los miembros de la Federación de Caza, aseguran que deben ser informados sobre aquellas zonas donde se ha distribuido el veneno para topillos y si han aparecido muertas otras especies, para que éstas sean llevadas a un laboratorio donde se determine la causa de su muerte, de forma que, se pueda confirmar si existe una relación causa-efecto, entre los restos de animales hallados y el uso de la clorofacinona.

UN VENENO "AUTORIZADO"

Pero la Junta no sólo se las tiene que ver con los cazadores, sino también con las asociaciones ecologistas, quienes ya han denunciado al gobierno autonómico. Sin embargo, la consejera de Agricultura, quiso dejar claro que se trata de un veneno "autorizado" y su manipulación será realizada conforme a los consejos que faciliten a los agricultores las juntas agropecuarias locales. Así, Clemente precisó que durante la aplicación de las dos primeras semanas y media del programa contra la plaga de topillos, el uso de la clorofacinona se extenderá a lo largo de 30.000 kilómetros de cunetas de municipios afectados.

En este sentido, la consejera de Agricultura advirtió que la colaboración de los agricultores será "fundamental" como así se reconoce en una carta que se enviará a 38.000 de ellos, titulares de explotaciones pertenecientes a los más de 600 municipios afectados, en donde se llevará a cabo el plan de actuación contra los topillos que incluye la limpieza de cunetas y viales de dichas localidades.