Los españoles pagan de media un 27,4% más por Internet que el resto de europeos

Router
UNSPLASH/CC/MISHA FESHCHAK - Archivo
Publicado 20/10/2018 11:29:38CET

   MADRID, 20 Oct. (Portaltic/EP) -

Los españoles pagan de media 53 euros por su contrato de Internet para navegar en casa y una línea de telefonía fija, un 27,4% más que la media europea, lo que lleva a que el coste total de Internet en los hogares españoles llegue a los 766 millones de euros.

   Un estudio realizado por el comparador de precios Kelisto.es, el cual se centra las tarifas de ADSL y fibra en Italia, Francia, Reino Unido, Alemania y España, muestra cómo la factura de Internet en España, de 53 euros al mes de media, supera a la del resto de países contemplados, cuya media se sitúa en 41,6 euros, lo que hace que lo españoles sean quienes más pagan por la conexión.

   Según los datos de Kelisto.es, Internet en casa con telefonía fija en España es de media 19,33 euros al mes más caro que en Alemania, donde la conexión cuesta 33,67 euros al mes de media, por lo que el montante asciende a 232 euros más al año, esto es, un incremento del 57,43% anual.

   Con respecto al resto de países, Internet en casa con telefonía fija en Francia cuesta de media 35 euros mientras que en Reino Unido e Italia vale 40,67 y 45,67 euros, respectivamente.

   El estudio muestra que la factura continúa por encima de la media en el caso de añadir la contratación de canales de televisión de pago a un paquete de Internet y fijo, pues la cantidad desembolsada a final de año sería de media de 930 euros, un 19,97% superior a la media europea, marcada en 775 euros anuales.

   El precio medio mensual de la tarifa de Internet, fijo y televisión en España es de 77,50 euros, comparado con los 69 euros en Italia, 61,50 en Reino Unido, 60,50 en Alemania y 54,50 euros en Francia. Esta última supone de media una cuota un 42,2% inferior a la española.

   La elección de una de las tarifas más baratas del mercado permitiría recortar la factura de Internet hasta un 30%, según indica la portavoz de comunicaciones de Kelisto.es, Sara Perales, en un comunicado.

   Si el consumidor quisiera prescindir de la línea de teléfono fijo, podría adoptar, como indican desde el comparador, la tarifa más económica de Pepephone. En este caso, el ahorro mensual alcanzaría los 23,9 euros, lo que se reflejaría en un ahorro de 286,8 euros al año, un 45,1% menos.

   Por el contrario, si el usuario necesita una línea fija, a través de la contratación de MásMóvil, ahorraría un 30%, traducido en 16,01 euros menos al mes y 192,12 menos al año. Perales comenta que "los españoles podrían ahorrar 231,6 millones de euros al mes y 2.779 millones al año si escogieran la oferta más económica" si se comparan los precios medios de las tarifas con las de coste más bajo.

   El informe también indica que los usuarios prefieren contratar paquetes de Internet más completos, como indica el descenso del 73% en las contrataciones de Internet más fijo al comparar los años 2017 y 2012. Mientras, la demanda de ofertas con Internet, fijo y móvil ha aumentado en 5,2 millones, y los lotes que también incluyen televisión de pago han ascendido de 146.132 a 5,4 millones, lo cual supone el mayor crecimiento registrado, según el comparador.

   Ocho de cada diez usuarios de Internet tiene conexión de banda ancha contratada con más servicios. El paquete más común es el que recoge Internet, teléfono fijo y móvil, presente en el 38,95% de los hogares. Contratar de forma conjunta línea móvil dentro del lote supondría un aumento de 4,95 euros más en la factura con respecto a los paquetes que no lo incluyen, por lo que se ahorraría un 33,72% en comparación con contratarlo por separado.

   En la actualidad, Kelisto.es refiere que solo Orange, Movistar, Vodafone y Jazztel ofrecen tarifas convergentes con canales de pago, cuyo coste medio es de 51,53 euros. En caso de sumar móvil y televisión, la cantidad aumentaría en 25,71 euros mensuales. El informe del comparador recoge que la combinación de todos los servicios de los operadores puede disparar los precios de la factura. Estos lotes de servicios integrados suponen el 52% del gasto en telecomunicaciones acometido por los hogares.