Las emisiones de CO2 se redujeron un 2,2% en España en 2018 sobre todo por el aumento de la hidráulica y las renovables

Tráfico.- Retenciones en Oviedo por un accidente en la Ronda Sur
EUROPA PRESS
Actualizado 10/06/2019 16:04:39 CET

   MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) cayeron un 2,2 por ciento en 2018 respecto al año anterior, sobre todo a consecuencia de un descenso del 15,7 por ciento en las emisiones por el crecimiento de la generación hidráulica y las renovables, según datos del Avance del Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), que señala que España emitió un total de 332,8 millones de toneladas de CO2 equivalente.

   Con este dato, España se sitúa un 15,4 por ciento por encima del nivel de emisiones de 1990, el año base de referencia para evaluar las medidas de mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero. El borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) plantea para España una reducción en 2030 de 21 puntos porcentuales respecto a los niveles de 1990.

   Además, el inventario que ha publicado este lunes el Ministerio para la Transición Ecológica señala que por sectores el que generó más emisiones durante 2018 fue el transporte, ya que el tráfico rodado supuso un 25 por ciento del total de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al cambio climático y de estas, un tercio se genera en las aglomeraciones urbanas.

   Los datos se envían a la Comisión Europea cada año para cumplir con las obligaciones de información de los Veintiocho. Según el Inventario, la reducción se debió a la producción de energía hidráulica, que creció un 84,9 por ciento respecto al año anterior, ya que este fue un año húmedo, y también aumentó un 3,5 por ciento la producción eólica.

   Estas dos energías permitieron reducir un 15,7 por ciento las emisiones vinculadas a la generación eléctrica pues este aumento de fuentes renovables permitió rebajar la producción de ciclo combinado, un 18,9 por ciento, el carbón, un 17,2% y un 4,5 por ciento la que emplea los combustibles líquidos. Por el contrario, el resto de los sectores han aumentado sus emisiones respecto al año anterior.

   Durante 2018 el Producto Interior Bruto (PIB) creció un 2,6 por ciento y, al mismo tiempo, aumentaron las emisiones vinculadas al transporte, en un 2,7 por ciento; el consumo de combustibles en los sectores Residencial, Comercial e Institucional (+1,9%) y el consumo de combustibles en maquinaria agrícola, forestal y pesquera (+4,1%).

   En cuanto a las emisiones de la industria, el inventario refleja un aumento del 2 por ciento, mientras que las emisiones de la agricultura no cambiaron respecto al año anterior, puesto que se compensa el crecmiento de las emisiones ganaderas, en un 1,4 por ciento, con la bajada de las emisiones procedentes de cultivos, que disminuyeron un 2,5 por ciento.

   En definitiva, las emisiones de los sectores sujetos al sistema europeo de comercio de derechos de emisión (ETS, en su acrónimo inglés), que suponen un 38,2 por ciento del total, disminuyeron un 6,6 por ciento en 2018. Por su parte, las emisiones de los sectores que no están sujetos al sistema de comercio, los conocidos como sectores difusos, crecieron un 0,6 por ciento.

   Los sectores difusos son los del ámbito residencial, comercial e institucional; el transporte; el agrícola y ganadero; la gestión de residuos; la industria no sujeta al comercio de emisiones y los gases fluorados.

   Por volumen de emisiones, el sector transportes se sitúa en el primer puesto de emisiones de gases de efecto invernadero de 2018, con un 27 por ciento del total. Esto se debe al buen funcionamiento de las emisiones procedentes de la generación eléctrica, que se sitúa en el tercer lugar.

   Al transporte le sigue la industria (19%), la generación de electricidad (17%), la agricultura en su conjunto (12%), el consumo de combustibles en los sectores Residencial, Comercial e Institucional (9%) y los residuos (4%).

EL CO2, UN 81% DEL TOTAL DE EMISIONES

   Por tipo de gases, el CO2 supuso el 81 por ciento del total, seguido por el metano, con un 12 por ciento.

   El Ministerio añade que a las emisiones brutas de GEI, 332,8 millones de toneladas de CO2 equivalente se debe descontar las absorciones debidas al sector de Usos de la Tierra, Cambios de Uso de la Tierra y Selvicultura (LULUCF), que se han estimado en 37,7 millones de toneladas de CO2 equivalente (un 11% del total de emisiones brutas del inventario en 2018).

   Por tanto, las emisiones netas en el año 2018 se estiman en 295,1 millones de toneladas de CO2 equivalente.

TRANSPORTES

   El transporte, que supone un 27 por ciento de las emisiones de CO2, creció un 2,7% entre 2018 y 2017 por la subida de las emisiones del transporte por carretera, que por sí solo supone un 25 por ciento del total de las emisiones de GEI del Inventario.

   En concreto, el avance refleja un incremento interanual del 2,6 por ciento en el transporte por carretera, debido a un aumento en el consumo de gasolina del 4,8 por ciento y a un aumento del 2 por ciento en el consumo de gasóleo.

   Las emisiones del transporte aéreo nacional, aunque sólo suponen un 0,9 por ciento del total, aumentan un 10,1 por ciento respecto al año anterior.

   En cuanto a la industria, que supone el 19 por ciento del total, en 2018 se estima un aumento de sus emisiones respecto al año anterior del 2 por ciento en el conjunto del sector, incluyendo tanto las procedentes del consumo de combustibles (que aumentan un 1,7%) como las emisiones derivadas de los propios procesos industriales.

   Destacan los incrementos en los sectores de los minerales no metálicos (las emisiones ETS del sector del cemento aumentan un 2,6%, las del sector de la cal un 3,5% y las del cerámico un 1,7%); y de la metalurgia (+5,2% en la producción de arrabio o acero).

   Generación eléctrica (17% del total de las emisiones): respecto al año 2017 se estima una disminución de -15,7% en las emisiones ligadas al consumo de combustibles en la generación eléctrica, debido a la disminución del -0,5 por ciento en la generación eléctrica total, al aumento de la generación hidráulica (+84,9% respecto a 2017 en un año hidrológicamente muy húmedo) y al incremento de la producción de origen eólico en un 3,5 por ciento.

   Como consecuencia de la subida del uso de fuentes renovables, la generación eléctrica en ciclos combinados de gas natural descendió un -18,9%, la que utiliza carbón disminuyó un -17,2%, y la que emplea combustibles líquidos se redujo un -4,5%.

   En los sectores residencial, comercial e institucional, el sector supuso el 9 por ciento del total, con un 1,9% de incremento en el último año por el aumento del consumo del gasoleo C, en un año climatológicamente cálido, que registró una temperatura media inferior (-0,7ºC) a la del año 2017 y un 12 por ciento más de grado por días de calefacción.

   En cuanto a los residuos apenas variaron con un incremento del 0,4 por ciento por el aumento de las cantidades de residuos sólidos eliminados y aguas residuales tratadas, ligados a los incrementos del PIB y de la población.

   La combustión en refinerías (3,5% de las emisiones) aumentó un 1,4 por ciento, por el aumento del consumo de combustibles, mientras los gases fluorados, las emisiones del conjunto de gases fluorados disminuyeron un 20,5 por ciento, principalmente por el descenso en el uso de HFC y PFC en el sector de la refrigeración y aire acondicionado, de acuerdo y como consecuencia de la aplicación del impuesto sobre los gases fluorados de efecto invernadero establecido por la Ley 16/2013.

Contador

Para leer más