Publicado 05/04/2019 16:14CET

España fue el sexto país de la UE que más productos peligrosos detectó en 2018

Juguete incluido en la red Alerta en Aragón
DGA - Archivo

   China sigue siendo el país de origen de donde proceden la mayoría de productos peligrosos

   BRUSELAS, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

   España ha sido el sexto país de la Unión Europea que más productos peligrosos detectó en 2018, con un total de 121 alertas, que representan el 5,36 por ciento de las 2.257 que se notificaron en el conjunto del bloque comunitario en 2018 algo menos que las 2.201 del año anterior, cuando España se situó como el segundo que más detectó (222 alertas).

   Alemania, un año más, vuelve a ser el país de la UE que más productos peligrosos notificó, un total de 362, a través del Sistema de Alerta Rápida comunitario. También notificaron más que España Francia (249), Hungría (172), Polonia (139) y Finlandia (128), según el informe anual de los resultados del sistema de alerta correspondiente al 2018.

   El sistema recoge los productos no alimentarios que suponen un riesgo para la salud o la seguridad de los ciudadanos europeos o el medio ambiente. El documento excluye los alimentos, los productos farmacéuticos y los dispositivos médicos, que están cubiertos por otros sistemas de alerta.

   El 31 por ciento de los productos peligrosos notificados eran juguetes, el 19 por ciento vehículos de motor, el 10 por ciento ropa y textiles, el 8 por ciento equipos eléctricos y el 7 por ciento cosméticos en su conjunto y sus principales riesgos eran lesiones (25%), químico (25%), estrangulamiento (18%), descargas eléctricas (10%) y riesgo de incendio (8%).

   En el caso de los productos notificados por España, el 67 por ciento de los productos peligrosos que detectó eran juguetes, mientras que el 14 por ciento era productos de ropa y textiles y el 4 por ciento vehículos de motor y el principal riesgo se debía al estrangulamiento (59%), lesiones (14%) y riesgo químico (10%).

   El Ejecutivo comunitario ha recordado que el número de notificaciones por Estado miembro no puede vincularse directamente con la seguridad global de los productos en ese mercado concreto, puesto que hay razones que explican que haya más alertas, como mayores importaciones, el tamaño del mercado o la experiencia de las autoridades nacionales.

   Un año más, la mayoría de los productos peligrosos notificados provenían de China, en concreto el 53 por ciento del total, mientras que el 24 por ciento de ellos eran originarios de los Estados miembro. El origen del 10 por ciento de los productos peligrosos notificados era desconocido, apunta el informe.

   En total, hubo acciones coordinadas en relación con 750 productos diferentes, aunque el informe pone de relieve que la proporción de productos que se recuperan de manos de los consumidores sigue siendo "baja" y cifra en 4.050 las acciones de seguimiento en los Estados miembro, 47 de ellas en España.

   "Con más de 2.000 alertas y casi el doble de productos retirados del mercado, el informe demuestra la aplicación eficaz de las normas", ha resumido la comisaria de Justicia y Consumo, Vera Jourová, que ha insistido en que el sistema de alerta comunitario es una herramienta "clave" para "proteger a los consumidores de productos peligrosos y realmente funciona". "Continuaremos trabajando con las autoridades nacionales y los terceros países para mantener a los consumidores europeos seguros", ha dicho.

Para leer más