Actualizado 29/04/2012 13:20 CET

España invertirá en políticas internas de reducción para cumplir Kioto

Contaminación en Madrid
EUROPA PRESS

Medio Ambiente dispondrá para 2012 de 42 millones de euros para la compra de derechos de emisión, frente a los 92 millones de 2011

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) quiere dejar de comprar derechos de emisión fuera de España en la medida en que sea posible y, en su lugar, invertir o fomentar políticas internas que además generen empleo con el objetivo de cumplir el Protocolo de Kioto.

"Hoy España está lejos de cumplir Kioto, ya que estamos por encima del 20 por ciento (por encima)", ha reconocido el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas.

Así, ha recordado que según el protocolo firmado por España el tope de incremento de emisiones en 2012 debe ser como máximo del 15 por ciento respecto a 1990 (año base) y ha manifestado que pese a los 770 millones de euros "que gastó" el Gobierno anterior en la pasada legislatura, "no se está avanzando" en lograr el reto.

De este modo, ha indicado que uno de los mecanismos para cumplir fue el que siguió el anterior Gobierno que destinó 770 millones de euros a la compra de derechos "para amortiguar el exceso" y que, aún así le habrían faltado emplear otros 440 millones para cumplir con los compromisos adoptados como país.

Además, ha agregado que si España se ha acercado al cumplimiento en los últimos años, se debe a la bajada de la actividad económica, pero ha insistido en que en los sectores difusos no ha descendido. Por ello, prevé que "probablemente" cuando mejore la actividad económica, las emisiones de CO2 subirán "previsiblemente" y España se alejará más de cumplir Kioto.

Ramos de Armas ha criticado la política que siguió el anterior Gobierno en esta materia porque colocó a España como el segundo país --por detrás de Japón-- en compra de derechos. "Gastamos mucho dinero y no avanzamos nada", ha valorado, "y hemos reducido poco más allá de lo debido a la crisis económica". "A futuro esto sería insostenible", ha agregado.

NUEVA POLÍTICA: PROYECTOS INTERNOS DE REDUCCIÓN

Por ello, ha explicado que "la nueva política de cambio climático promoverá y apoyará proyectos de reducción de emisiones antes de seguir comprando derechos fuera", al tiempo que ha reconocido el escaso presupuesto para esta partida.

En ese sentido, ha admitido que la reducción de la asignación presupuestaria para políticas de cambio climático es o tendrá que ser "un estímulo para esforzarse en pensar y buscar nuevos proyectos innovadores que además generen empleo y actividad económica dentro de España", además de trasladar un "compromiso real" con el medio ambiente.

En este contexto, ha apuntado que, para todo 2012, el presupuesto para compra de derechos de emisión es de 42 millones y habrá 4,2 millones para el fondo de carbono.

Así, ha destacado la creación del Fondo de carbono, con el que buscarán incentivar y apoyar proyectos innovadores en cambio climático y, especialmente, ha citado los de eficiencia energética, captación de CO2 y tecnologías de reducción de emisiones que tienen "potencial" en sectores como la agricultura o la construcción. A su juicio, la eficiencia tiene un estímulo en sí mismo incluso para el ahorro de las familias.

Sin embargo, no ha precisado qué proyectos piloto concretos se incluirán, ya que en primer lugar esto deberá ser tratado en el Consejo Rector del Fondo de Carbono, que se convocará en torno a mediados de mayo. "La intención es ayudar con el fondo a todo aquel que presente un proyecto de reducción de emisiones verificables, la administración se compromete durante 4 años a comprarles estos derechos", ha precisado.

En definitiva, el secretario de Estado ha adelantado que, a falta de varias semanas para la publicación de los datos definitivos de las emisiones de 2011, "no parece que se haya mejorado en emisiones de CO2 en 2011" pese a gastar 92 millones de euros en comprar derechos de emisión.

TERRITORIALIZAR LA POLÍTICA

En todo este proceso, considera que hay que bajar la política de cambio climático al territorio, porque parece que ahora queda lejos del ciudadano, que tiene más interiorizados otros temas como el reciclado. Esto pasa, en su opinión, porque los ciudadanos se hagan con el control de las emisiones de CO2 en los hogares, en el transporte, etcétera.

Igualmente, opina que la UE en su política medioambiental ambiciosa no se equivoca, pero en determinadas circunstancias hay que equilibrar la situación económica con los objetivos a corto, medio y largo plazo.

Finalmente, ha valorado que es "interesante para España y para la marca España" tener una imagen de país limpio y comprometido con el medio ambiente. "Ya que España tiene la mayor diversidad de Europa, un gran potencial en el litoral. Economía y Medio Ambiente pueden fundirse bien", ha sentenciado.