Actualizado 20/04/2007 00:30 CET

Caldera dice que el éxito de la integración de los inmigrantes se debe a la ciudadanía

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, aseguró hoy que la integración de los inmigrantes en la sociedad está siendo un éxito, a pesar de su rápido crecimiento, gracias a la ciudadanía española, que "ve el fenómeno de la inmigración como algo positivo e integrador". A su vez, pidió un esfuerzo de todos los sectores implicados para mantener esta convivencia en el futuro.

Caldera presentó hoy el Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración 2007-2010 a las organizaciones sociales y expertos que han participado en su elaboración. "Nuestro reto es mantener y aumentar las condiciones para que sigamos disfrutando de los beneficios de la inmigración", dijo en referencia a un Plan que el Consejo de Ministros aprobó el pasado 19 de febrero con una dotación económica de 2.000 millones de euros.

El objetivo del mismo, según comentó, es que las administraciones públicas gestionen adecuadamente los procesos de integración de los trabajadores inmigrantes, al tiempo que se potencian los servicios sociales para el resto de los ciudadanos. "Está orientado a la ejecución de políticas públicas basadas en los principios de igualdad de derechos y deberes, igualdad de oportunidades y sentimiento de pertenencia a la sociedad de acogida", resumió.

Por su parte, la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, recalcó que, después de dos años de trabajo, el Plan es ya una realidad y requiere de la misma voluntad y respuesta para desarrollarlo en sus cuatro años de vigencia. "El Gobierno asume su compromiso y les invita a acompañarnos", subrayó. En definitiva, destacó que se trata de construir todos los días un tejido que haga cada vez más habitable el país y más sencilla la coexistencia de diferentes culturas, razas y nacionalidades.

El Plan Estratégico va dirigido al conjunto de la población y está orientado a potenciar la cohesión social a través de políticas basadas en la igualdad de oportunidades y la igualdad de derechos y deberes. Se divide en doce áreas de actuación: acogida, educación, empleo, vivienda, servicios sociales, salud, infancia y juventud, mujer, igualdad de trato, participación, sensibilización y codesarrollo. Los principios que orientan el Plan son: igualdad, ciudadanía e interculturalidad.