Actualizado 24/03/2007 18:20 CET

Desarticulada en Zaragoza una red internacional de tráfico sexual de mujeres

ZARAGOZA, 24 Mar. (OTR/PRESS) -

Les prometían beneficios por ejercer la prostitución, pero al llegar a España eran obligadas a pagar la deuda por su viaje. Los siete integrantes de una red internacional de tráfico de mujeres detenidos por la Policía Nacional en Zaragoza captaban a sus víctimas en Paraguay con la falsa promesa de que ganarían una importante cantidad de dinero por vender su cuerpo. Algo totalmente contrario a la realidad, en la que sí que ejercían la prostitución, pero con el único fin de pagar a sus captores una elevada y creciente deuda por haberlas traído al país.

Varios equipos coordinados de la Policía Nacional iniciaron sus investigaciones tras las sospechas de que en algunos clubs de Zaragoza y Huesca podrían encontrarse mujeres extranjeras coaccionadas a prostituirse. Sospechas que se fundamentaron cuando la Policía Nacional de Málaga informó de que en la localidad había personas que podrían haber sido víctimas del mismo grupo investigado en Zaragoza.

De esta forma, y tras intensificar la búsqueda, los agentes consiguieron numerosas pruebas de que varias personas, que estaban al frente de algunos clubs ubicados en pequeñas poblaciones zaragozanas y oscenses, estaban traficando con las mujeres que ejercían la prostitución en dichos locales.

Las mujeres, que eran captadas en Paraguay por los integrantes de esta red de tráfico sexual internacional, sabían que a su llegada a España deberían prostituirse, ya que las aseguraban que obtendrían grandes beneficios con ello. Sin embargo, al llegar nuestro país de la promesa que les habían hecho sólo se cumpliría la base, es decir, ejercerían la prostitución en los clubs de la red pero no ganarían nada. Los miembros de la organización les hacían saber que la deuda adquirida por haberlas traído a territorio español aumentaba, considerablemente, al llegar aquí, y que para hacer frente a ella deberían prostituirse.

Para asegurarse su cobro las vigilaban y coaccionaban imponiendo fuertes sanciones económicas en caso de incumplir las normas. Además, las mujeres también estaban sometidas a amenazas y vejaciones, en las que en algún caso los responsables pudieron haber empleado armas. Este hecho demuestra la peligrosidad de los componentes de la organización y el temor que infundían a las ciudadanas extranjeras.

DINERO, PASAPORTES Y ARMAS

Finalmente, los agentes de las brigadas de la Policía Nacional que participaban en las investigaciones identificaron, localizaron y detuvieron a los siete pusieron integrantes de la red. Durante el operativo que pusieron en marcha llevaron a cabo un total de seis registros, cuatro de ellos en clubs -dos en Huesca, más concretamente en las localidades de Fraga y Monzón, y dos en Zaragoza, en Bujaraloz y Caspe- y los otros dos en los domicilios de los implicados.

En los registros se intervinieron varios documentos en los que se reflejaban cobros y envíos de dinero, una importante cantidad de dinero en efectivo -5.478 dólares, 503.000 bolívares-, numerosas fotocopias de pasaportes de ciudadanas extranjeras, así como una pistola de fogueo y varias armas de caza con abundante munición.

Además, otras cuatro personas fueron detenidas en la operación, en este caso acusadas de violar la Ley de Extranjería.

Lo más leído

  1. 1

    C-LM cierra municipios y hostelería, adelanta toque de queda a las 22.00 horas para frenar el virus

  2. 2

    'Adú', favorita para los Premios Goya aunque pierde una nominación

  3. 3

    Primeras palabras de Fabiola Martínez tras su separación de Bertín Osborne

  4. 4

    La reacción de Makoke a las duras acusaciones de Kiko Matamoros

  5. 5

    Doce detenidos y 2.000 kilos de cocaína decomisados de una red con presencia en Cádiz, Málaga y Sevilla